Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Real Madrid y Atlético se miran de reojo y en busca de evitar a la Juventus

El Real Madrid y el Atlético de Madrid conocerán este viernes sus rivales en las semifinales de la Liga de Campeones, en un sorteo que se celebrará a partir de las 12.00 horas en Nyon (Suiza) y en el que ambos se podrían cruzar por cuarto año consecutivo.
El equipo madridista y el rojiblanco vuelven a estar por segunda temporada consecutiva juntos en la penúltima ronda, lo que aviva la posibilidad de que se vea un nuevo derbi continental, algo que ya se ha repetido en las tres últimas campañas, dos de ellas en la final y siempre con alegría merengue.
Los títulos de 2014 y 2016 fueron para el once veces campeón de Europa, único verdugo en esta competición para el equipo que dirige Diego Pablo Simeone, que tampoco pudo con su vecino y rival en los cuartos de final de 2014-2015, gracias al gol en los instantes finales de la vuelta en el Santiago Bernabéu del mexicano 'Chicharito' Hernández.
Sin embargo, ambos también tienen la posibilidad de aspirar a una nueva final madrileña en la galesa Cardiff el próximo 3 de junio si se evitan en esta penúltima ronda donde los otros dos clasificados son peligrosos, pero quizás de un diferente calado.
Por un lado está la Juventus de Turín italiana, verdugo del FC Barcelona en los cuartos de final y posiblemente la mejor defensa del Viejo Continente con tan sólo dos goles encajados. Líder de la Serie A, la 'Vecchia Signora' se presenta como una verdadera amenaza para los dos equipos españoles, más si cabe para el Real Madrid, incapaz de poder con ella en sus últimos cuatro cruces continentales a doble partido.
Y por el otro está la gran revelación de esta edición de la 'Champions': el Mónaco. El equipo del Principado se ha colado entre los aspirantes finales a pelear por el título como ya hiciera hace trece años cuando, eliminando al Real Madrid en cuartos, alcanzó la final, perdida ante el Oporto.
Con un equipo plagado de juventud, representada en la joya Kylian Mbappé, y calidad, su teórica inexperiencia sería vista con buenos ojos para el conjunto blanco y el rojiblanco. En caso de ser este el agraciado, el Vicente Calderón vería el regreso del delantero colombiano Radamel Falcao, clave en los inicios de Diego Pablo Simeone en el banquillo colchonero.