Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Real Madrid nunca ha ganado ni marcado al Liverpool

El Real Madrid nunca ha ganado ni marcado al Liverpool inglés, rival al que se medirá este miércoles en la tercera jornada de la Liga de Campeones por cuarta ocasión en su historia, todas ellas de la máxima competición continental.
El conjunto blanco no tiene una buena estadística con los 'reds', con los que ni siquiera ha podido empatar en ninguno de sus tres anteriores choques y con un mal recuerdo del último, disputado, como el de este miércoles, en Anfield.
En aquel 10 de marzo de 2009, el equipo madridista, entrenado por Juande Ramos, tenía ante sí la difícil misión de levantar el 0-1 que el Liverpool, dirigido por Rafa Benítez, se había llevado de la ida de los octavos de final de la 'Champions', celebrada en el Santiago Bernabéu.
El tanto de Yossi Benayoun en la capital daba ventaja a los 'reds', que apenas dieron opciones al equipo español, al que goleó por 4-0, con tantos de Fernando Torres, Steven Gerrard, en dos ocasiones, y Dossena. En ese Liverpool jugaban Xabi Alonso y Alvaro Arbeloa y solo quedan para el choque de este miércoles el 'eterno' capitán, el defensa eslovaco Martin Skrtel y el mediocentro Lucas Leiva, mientras que por parte del diez veces campeón de Europa, los supervivientes son Iker Casillas, Pepe, Marcelo y Sergio Ramos, aunque el de Camas no jugará.
Además, de esas dos derrotas de hace cinco años, el Real Madrid tropezó con el cinco veces campeón de Europa en 1981, en un partido también de mucha relevancia porque era la final de la Copa de Europa. El equipo blanco buscaba la 'Séptima', pero un tanto de Alan Kennedy en los compases finales del partido disputado en el Parque de los Príncipes dio el tercer entorchado en el torneo a los de Bob Paisley y el quinto consecutivo a un conjunto de la 'Premier', la liga dominadora en aquella época.