Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Sevilla, a seguir los pasos de Bayern, Ajax y Real Madrid

El Sevilla FC jugará el próximo 18 de mayo su tercera final consecutiva de la Europa League, la quinta en 11 años, tras imponerse al Shakhtar Donetsk en el partido de vuelta de 'semis' (3-1) por lo que buscará emular a los 'grandes' europeos si consigue ganar al Liverpool en la cita de Basilea.
El conjunto de Unai Emery, ganador de la Europa League en 2014 y 2015, buscará completar la hazaña en apenas 13 días en Suiza. Los andaluces persiguen un récord que sólo lo han conseguido tres clubes a lo largo de la historia en el 'Viejo Continente': ganar tres títulos europeos de manera consecutiva.
Es el caso del Real Madrid, que levantó cinco Copas de Europa entre 1955 y 1960, el Ajax de Johan Cruyff, que conquistó tres entre 1971 y 1973, así como el Bayern de Franz Beckenbauer, que levantó otras tantas entre 1974 a 1976, ambos años incluidos.
Además, el Sevilla sabe que la final de Basilea no sólo tiene premio en forma de trofeo, sino que además le podría servir para jugar la próxima edición de la Liga de Campeones, algo que ya consiguió la pasada temporada de idéntica manera. Un buen atajo para jugar con los mejores dada su séptima posición liguera.
Por su parte, la final del Sevilla es la quinta de su historia en esta competición, todas en los últimos 11 años. Además, los nervionenses presentan un sensacional porcentaje de efectividad en los duelos decisivos pues han ganado todas las que han jugado hasta la fecha.
En 2006 vencieron 4-0 al Middlesbrough inglés, la competición con la que empezó todo para el Sevilla. Un año después derrotó al Espanyol en la tanda de penaltis (3-1) tras el 2-2 final, mientras que las dos últimas conquistas fueron en 2014 frente al Benfica (0-0 y 4-2 en penaltis) y en 2015 ante el Dnipro Dnipropetrovsk (3-2).