Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UEFA sanciona por racismo a dos clubes polacos y uno húngaro

El Comité de Control y Disciplina de la UEFA ha anunciado este viernes sanciones para tres clubes por racismo durante encuentros pertenecientes a las rondas previas de la Europa League, concretamente el Lech Poznan y el Piast Gliwice, ambos de Polonia, y al Budapest Honvéd húngaro.
El Budapest Honvéd ha sido sancionado por comportamiento y cánticos racistas de sus aficionados en la visita al Vojvodina serbio. El equipo húngaro tendrá que jugar su próximo partido en casa a puerta cerrada y pagar una multa de 50.000 euros. Además, la UEFA también ha decidido revocar la suspensión de la sanción al Honvéd establecida por dicho comité el 22 de agosto de 2008 de jugar un partido de competición UEFA a puerta cerrada. De esta forma, el Honvéd deberá un segundo partido como local a puerta cerrada.
Por su parte, el Lech Poznan ha sido sancionado por comportamiento racista de sus aficionados y por desplegar pancartas racistas en su estadio ante el VMFD Zalgiris lituano. Como resultado, habrá una clausura parcial de su estadio, en concreto la grada donde se sitúan los ultras del equipo polaco, durante su próximo partido de competición UEFA como local. Además, deberá abonar 5.000 euros de multa.
Por último, el Piast Gliwice ha sido castigado por actitudes racistas de su hinchada y exhibición de una pancarta racista ante el Qarabag FK azerí. De igual modo, se cerrará la parte de la grada en la que se sitúan los ultras del equipo polaco, sancionado con 50.000 euros.
"La lucha contra el racismo es una prioridad para la UEFA. El órgano del fútbol europeo tiene una política de tolerancia cero hacia el racismo y la discriminación en el campo y en las gradas. Todas las formas de comportamientos racistas se consideran infracciones graves de las normas disciplinarias e implica un castigo con una sanción muy severa", avisó la UEFA a través de un comunicado.