Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pizzi: "Hay que jugar con la convicción de remontar, con paciencia y con intensidad"

El entrenador del Valencia CF, Juan Antonio Pizzi, aseguró este miércoles que el conjunto che debe afrontar la vuelta de la semifinal de la Europa League ante el Sevilla, tras la derrota por 2-0 en la ida, con la "convicción" de dar la vuelta al resultado, con "paciencia" e "intensidad", compatibilizando el "esfuerzo" con la "inteligencia" según se dén las situaciones del encuentro.

"La forma de la remontada es tener paciencia, insistir, jugar con una intensidad al límite y ganar la mayor parte de disputas de hombre contra hombre. Así llegará el momento donde tengamos situaciones para concretar, pero necesitamos tranquilidad, sabemos que dos goles se pueden hacer en muy poco tiempo y hay que buscarlos constantemente", declaró el argentino en la rueda de prensa previa al compromiso europeo.
En ese sentido, es consciente de que un encuentro de fútbol es "imprevisible", pero ve vital la "convicción" del equipo de completar la "hazaña". "Uno no puede tener la certeza de que lo que proponga va a suceder así. Hay que jugar con la convicción de creer que se puede y, a medida que vaya madurando el partido, ver las opciones que se van presentando para concretar la remontada", expuso.
"Hay que ir al cien por cien y utilizar toda la energía que produce esta situación que vamos a vivir, con la gente y la necesidad de revertir el resultado, pero eso no puede privarnos de ser inteligentes y saber jugar el partido. Nuestro objetivo es compatibilizar el esfuerzo y la intensidad con la inteligencia", insistió el preparador sudamericano.
No obstante, Pizzi espera que el "nerviosismo" no bloquee a su equipo. "Sabemos cómo juega el rival y las personalidades que tienen los futbolistas. En base a eso, tenemos que tomar en cuenta que en este tipo de partidos con una desventaja y una supuesta ansiedad por remontar, algunos tienen la virtud de hacerlo más tedioso y generar mucho nerviosismo. Tenemos que tener la mente muy fría para jugar con eso y transformarlo a nuestro favor", explicó.
Pese a todo, y aunque el Valencia ya remontó en cuartos de final un 3-0 adverso ante el Basilea, el entrenador che ve este reto más complicado. "Es más difícil porque hay enfrente un gran equipo que nos conoce más que ellos. Compite en la liga española y está acostumbrado a sentir la presión", señaló.
Por ello, apeló al apoyo de la afición. "Queremos invitar a la gente a ver un espectáculo donde hay una parte sentimental en juego y donde somos responsables de ella. Hay pocas oportunidades de participar en una semifinal europea y nosotros la tenemos aquí. Vamos en desventaja y habrá dificultades para completar la hazaña, pero la gente tiene que venir a disfrutar con optimismo e ilusión. Queremos ver las gradas llenas, con la ilusión de estar nuevamente en una final", expresó.
"En la liga hemos quedado en una posición intermedia y los jugadores tienen la oportunidad de poder disputar una final, así que hay ilusión y esperanza, y convencimiento de que podemos ganar. Después, el partido nos dirá si pudimos cumplir con esa ilusión", agregó.
"El balón parado es fundamental en estos choques"
El técnico valencianista considera que un factor "fundamental" serán las jugadas a balón parado. "En el Pizjuán, su gol, a pesar de haber sido en una jugada ilícita, viene de una pelota parada. Ayer, el Real Madrid se puso en ventaja con dos jugadas similares. Son jugadas clave en estos partidos. Tenemos que controlarlas mejor que lo que hicimos en Sevilla y prestar atención", indicó.
En cuanto al recurso por la tarjeta amarilla a Paco Alcácer en Nervión, Pizzi no es optimista. "Las cartas ya están echadas. Por mi experiencia, no veo factible que Alcácer pueda estar, pero como no tenemos todavía el fallo de apelación me parecía prudente convocarlo para mañana", apuntó.
Sin embargo, el argentino reconoció haber "trabajado" con dos "variantes" por si el joven delantero puede jugar. "Tengo el equipo definido, hemos trabajado estos días con las dos variantes. En cuanto a Jonas, ha tenido una evolución positiva, su rendimiento ha ido acercándose al que pretendemos y está considerado para mañana. En la portería, decidí que esta vez va a jugar Diego Alves", admitió.
Además, habló de la fatiga de los futbolistas y de las rotaciones del Sevilla en su último choque liguero. "La cantidad de partidos que estamos acumulando hace que tengamos previsto el descanso en momentos puntuales. No puedo evaluar los motivos del entrenador rival, pero evalúo los míos. Nosotros hemos necesitado en alguna ocasión rotar y dosificar esfuerzos y a pesar de ello creo que llegamos a esta parte con las fuerzas muy justas", reconoció.
Precisamente el conjunto andaluz mostró algunas carencias en su derrota en Bilbao el pasado fin de semana. "No hacía falta ver el último partido para saber que es vulnerable defensivamente, porque incluso nosotros, si hubiésemos sido más certeros, podríamos haber marcado allí porque lo merecimos. Podemos meterles los dos goles que nos hacen falta para ir por lo menos a la prórroga, así que lo vamos a intentar", afirmó.
"Lo ideal sería que no nos marcasen ningún tanto y nosotros marcar tres. Si nos marcan uno, que es posible, tendremos que estar preparados para meter los cuatro, y así sucesivamente. Pero iremos viendo con el desarrollo del partido, es muy aventuroso proyectar lo que va a suceder", añadió.
Por último, quiso referirse a la labor arbitral. "No tengo necesidad de que los árbitros me den cosas que no me corresponden. Entiendo que hay arbitrajes nobles y honestos. Dentro de la comprensión de que siempre hay algún fallo humano, que sea lo más imparcial posible", concluyó.