Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los acusados de presiones a un testigo protegido del 'caso Jimmy' niegan las amenazas

Reconocer que fueron a su trabajo a reclamarle 60 euros por un viaje en el taxi de uno de ellos
Los acusados de amenazas a un testigo protegido del caso en el que se investiga la muerte del hincha del Deportivo Francisco Javier Romero, 'Jimmy, han negado este miércoles en el juicio las imputaciones, manifestando que acudieron al trabajo de la víctima a reclamarle 60 euros que debía a uno de ellos por el uso de su taxi.
En el banquillo de los acusados se han sentado Jesús F. P. y Pedro M. M. por la supuesta comisión de un delito de obstrucción a la Justicia por el que la Fiscalía solicita para cada uno de ellos una pena de tres años de prisión. Ambos niegan pertenecer al Frente Atlético, el grupo ultra de aficionados del Club Atlético de Madrid.
En su declaración, los procesados se han mostrado contrarios al hecho de que amenazaran de muerte al testigo protegido y han explicado que fueron a verle a su puesto de trabajo para pedirle el cobro de un taxi, dado que montó en el vehículo de uno de los acusados taxista.
Su abogado ha señalado a Europa Press que en el vídeo se ve a los chicos, sin observarse que pudieran estar realizando coacciones al testigo protegido.
Según el fiscal, el día 22 de enero de 2016 los dos acusados, actuando conjuntamente y previo concierto, se dirigieron al lugar de trabajo del testigo protegido del procedimiento seguido por la muerte de un seguidor del Deportivo de la Coruña y conocido como 'Caso Jimmy'.
El testigo protegido había asumido esa condición de protección jurídica en virtud del testimonio que iba a prestar en el juicio oral de esa causa que se celebraría tres días después, el 25 de enero, en el Juzgado de Menores nº 4 de Madrid.
Una vez llegados al establecimiento donde trabaja el testigo protegido, los dos acusados lo amedrentaron para que modificara su declaración en el juicio oral. Para lograr su propósito, los dos acusados le amenazaron con matarle a él y a su familia si no se portaba bien durante su declaración en la vista oral, mientras le hacían gestos de amedrentamiento con la mano.