Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Unos 3.500 aficionados del Bayern, 150 de ellos 'hoolingans', llegan a Madrid

Alrededor de 3.500 aficionados del Bayern de Munich, 150 de ellos 'hooligans' potencialmente conflictivos, están llegando a Madrid para ver el partido que enfrentará a su equipos contra el Real Madrid, respectivamente, en la semifinal de la Liga de Campeones europea de fútbol.
Por ello, y teniendo en cuenta que es un encuentros de alto riesgo, la Delegación del Gobierno en Madrid ha coordinado con el Ayuntamiento en una reunión mantenida ayer un dispositivo sanitario y de seguridad formado por 1.306 efectivos.
De ellos, 350 son policías nacionales de diferentes unidades, 800 vigilantes de seguridad y auxiliares del club madridista, 80 policías municipales, y 36 de la Cruz Roja, han informado a Europa Press fuentes de la Delegación del Gobierno en Madrid.
Además, entre las 13 y las 24 horas de este miércoles, Samur-Protección Civil participará con 40 personas, dispuesto de un 1 SAV, 4 SVB, 10 equipos sanitarios y de protección civil a pie, 4 equipos DEPA, 2 vehículos de coordinación y dos operadores de radio).
El dispositivo se mantiene operativo antes del comienzo del partido, durante su celebración y una vez finalizado. Se activa a primera hora de la mañana coincidiendo con la llegada al aeropuerto de Barajas de los aficionados del Bayern Munich al, que serán acompañados por la Policía hasta su llegada al estadio, donde serán acomodados en sectores opuestos a los ocupados por la afición madrileña.
Horas antes del inicio de la competición futbolera habrá un despliegue policial por los alrededores del estadio Santiago Bernabéu, que vigilará especialmente los lugares de reunión y concentración de los seguidores de ambos clubes, especialmente la Plaza Mayor y la Puerta del Sol.
Todas las puertas de acceso a los estadios estarán vigiladas para evitar la introducción de objetos que la Ley del Deporte prohíbe expresamente. Las afecciones al tráfico serán las habituales para cualquier partido. Ningún corte excepcional. En todo caso, se recomienda el uso del transporte público.