Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los nueve futbolistas detenidos por pelearse en un partido evitan la prisión pero no podrán jugar en dos meses

Los nueve jugadores de Nacional y Peñarol detenidos por participar en la pelea que tuvo lugar durante el clásico del fútbol uruguayo disputado en el estadio Centenario evitan la prisión pero no podrán jugar al fútbol durante los próximos dos meses.
Los procesados sin prisión por parte del equipo de Nacional fueron Leonardo Burián, Diego Arismendi, Darwin Torres, Santiago García e Ignacio González. Mientras que por Peñarol fueron sancionados Fabián Estoyanoff, Carlos Núñez, Jonathan Sandoval y Washington Aguerre.
Estos jugadores no podrán concurrir ni como espectadores ni como participantes a los espectáculos deportivos a partir de este miércoles, según ha recogido el diario uruguayo 'El País'. El dictamen es a nivel local, por lo que podrían viajar con su equipo con un permiso especial.
De esta forma, han evitado una posible pena de entre tres y 24 meses de prisión, según recoge el artículo 323 Bis del Código Penal, al participar en "una riña" en una competición deportiva. La ministra de Deportes de Uruguay, Liliam Kechichian, calificó los hechos de "bochornosos" y aseguró que el Gobierno se encuentra "muy preocupado".
Asimismo, Kechichian reclamó una sanción ejemplar por parte de los propios clubes. "Cuando estamos en una batalla fuerte para que la sociedad toda pueda participar de esos partidos, si desde la propia cancha y los propios jugadores dan esa imagen, es preocupante", ha apostillado.
Por su parte, el abogado defensor de los jugadores de Peñarol, Jorge Barrera, ha calificado la decisión del fiscal Gustavo Zubía como "absolutamente excesiva" y ha añadido que "atenta contra la competencia deportiva". En este sentido, el abogado defensor de Nacional, Alejandro Balbi, ha sostenido que "por los hechos sucedidos en el clásico los jugadores no merecen la prisión".