Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los hooligans reaparecen con fuerza en Londres

La policía británica y la federación de fútbol han abierto sendas investigaciones sobre los graves altercados que tuvieron lugar en las inmediaciones del estadio Upton Park, en Londres, entre aficionados de West Ham y el Millwall.
A consecuencia de los disturbios, que requirieron de una gran presencia policial, un hombre permanece en condición estable después de haber sido apuñalado en el pecho. Además, otras dos personas tuvieron que ser trasladadas al hospital con lesiones menores, según indicó la policía británica.
Los incidentes comenzaron antes del arranque del encuentro de la Copa de la Liga y continuaban, incluso, cinco horas después. Los aficionados de ambos clubes mantienen desde hace décadas una conocida rivalidad que anoche se transformó en broncas y peleas masivas y se ha saldado con varios heridos y trece detenidos.
En busca de los responsables
Los agentes de la policía londinense analizan las grabaciones de lo sucedido para poder identificar a los 'hooligans' responsables de los incidentes.
"Estudiaremos todo lo sucedido, miraremos las grabaciones de los acontecimientos tanto de fuera del estadio como de dentro del campo para identificar los delitos y los delincuentes", ha señalado una portavoz de la policía.
"Era un pequeño número de aficionados"
La FA "ha condenado" todo tipo de desorden público ocurrido en Upton Park y aseguró que trabajarían "con todos los implicados, la policía, los clubes, para establecer los hechos". El director de comunicaciones de la federación, Adrian Bevington, indicó a una emisora británica que aún era "demasiado pronto" para determinar si se impondrían sanciones a ambos clubes.
El comisario de la policía Steve Wisbey ha indicado que "los agentes respondieron con eficacia cuando les arrojaban objetos en el momento en el que intentaban separar a los hinchas y sacarlos fuera del estadio después del partido". Además, ha recordado que los incidentes "de esta naturaleza" en un partido de fútbol "son, por suerte, raros" y ha explicado que "parecía que era un pequeño número de aficionados los que trataban de crear problemas". BQM