Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania, finalista del Europeo de balonmano sobre la bocina

La selección alemana de balonmano se ha clasificado para la final del Campeonato de Europa de Polonia tras derrotar este viernes a Noruega (33-34) tras un tramo final agónico con prórroga incluida, en el que un gol salvador de Kai Häfner a falta de cinco segundos del final decantó la balanza del lado germano, desatando el éxtasis sobre la pista.
La llegada de los dos combinados que conformaron la primera de las semifinales del Europeo fue una auténtica sorpresa y tanto Alemania como Noruega disputaron un encuentro tremendamente igualado en todo momento con un final no apto para cardiacos. La figura de Tobias Reichmann, que dio una clase magistral anotando diez goles, quedó en un segundo plano.
En primer lugar, un tanto del alemán Rune Dahmke puso el empate en el marcador a escasos segundos de que se cumplieran los primeros 60 minutos, forzando la prórroga. A la postre, el potente brazo de Häfner demostró que los hombres dirigidos por Gudmundur Gudmundsson se crecen en los momentos clave y, a cinco segundos del final del primer tiempo extra, dio el triunfo a los suyos.
Decepción noruega tras un campeonato en el que dio un nivel muy superior a lo esperado. Por otro lado, euforia en Alemania, que ya espera rival en la final y buscará su segundo oro en un Europeo tras el conseguido en 2004. El último escollo saldrá del partido que enfrenta a España contra Croacia este viernes a las 21:00 horas.