Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Almudena Muñoz: "Demostramos a España que las mujeres somos muy valiosas"

La medallista olímpica en los Juegos de Barcelona'92 Almudena Muñoz, que logró el oro en judo en la categoría de -52 kilos el 1 de agosto de hace 25 años, cree que tanto Miriam Blasco, oro en -57 kilos, como ella abrieron el camino a los éxitos olímpicos de las mujeres y demostraron a España que eran "muy valiosas" y capaces de llegar a la cima del deporte.
El 1 de agosto de 1992, Muñoz logró convertirse en la segunda mujer española en proclamarse campeona olímpica, sólo 24 horas después de que se le 'adelantase' en la historia Miriam Blasco. Su victoria en la final disputada en el Palau ante la japonesa Noriko Mizoguchi le dio el mayor éxito de su carrera deportiva.
"Lo hemos conseguido las chicas con los resultados. Nosotras abrimos el camino y demostramos a España que las mujeres somos muy valiosas, peleonas y que los resultados nos avalan. Pero en judo y en Valencia no ha vuelto a haber otra medalla en 25 años, ni de hombres ni mujeres ni de bronce, plata ni oro", señaló Muñoz en una entrevista a Europa Press.
En este sentido, recordó lo raro que era en su época ver a gente hacer deporte en la calle. "Cuando yo corría por el río la gente me decía que si estaba loca, no era lo normal hacer deporte. Ahora todo el mundo va a correr. No tiene nada que ver. Nosotros abrimos el camino y por ello el deporte está así", añadió al respecto.
Para la valenciana, que trabaja ahora como funcionaria en su ciudad en el ámbito deportivo, ganar un oro olímpico "es lo máximo". "No sé para otros deportes, pero para el nuestro que es aficionado es lo máximo. Comparable a los Juegos de Barcelona, ningunos otros", manifestó.
"Las cosas pasan porque tienen que pasar, antes de Barcelona había tenido una lesión, y el trabajo fue muy duro. Tenía que ser en Barcelona y mucho mejor en casa", comentó respecto a cómo llegaba a Barcelona y a lo que le cambió la vida tras cumplir su sueño de ser oro olímpico.
Junto a esa medalla de oro, con la que no dejó jugar a sus hijos por miedo a que se lastimaran con la cinta, guarda sus mejores vivencias de unos Juegos que fueron un punto de inflexión en su vida deportiva profesional. "La medalla la tengo colocada, sí. Tengo el Cobi, la bandera que nos pasamos por encima de la cabeza, un cuadro, la medalla y poco más. Recuerdos imborrables, en Barcelona viví mi sueño", se sinceró.
"Los recuerdos son inolvidables. La Villa Olímpica la disfruté poco, íbamos a entrenar dos o tres veces al día y cuando acabó la competición fui un par de días y realmente me di cuenta de lo que había allí, pero nos fuimos porque había que hacer relevo. Pero fue impresionante", comentó la judoka.