Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La nadadora Amber Bakker, el luchador Karapetyan y la atleta Mahassin Ennasri obtienen la nacionalidad española

La nadadora Amber Bakker, el luchador olímpico Hrant Karapetyan y la atleta Dunia Mahassin Ennasri han obtenido la nacionalidad española y podrán representar a España en competiciones de carácter internacional, tras su aprobación en la reunión de este viernes por el Consejo de Ministros.
A propuesta del ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, el Gobierno ha aprobado tres Reales Decretos por los que se concede la nacionalidad española por carta de naturaleza a estos tres deportistas. Éstos han contado con una valoración positiva por parte del Consejo Superior de Deportes (CSD), que ha resaltado el excelente potencial y prometedor futuro de los deportistas.
De nacionalidad holandesa, Amber Bakker es una nadadora con grandes posibilidades de formar parte de la selección absoluta española en los próximos Juegos Olímpicos de Río 2016.
El luchador olímpico Hrant Karapetyan nació en Alemania, aunque conserva la nacionalidad armenia y se ha formado deportivamente en España, donde se encuentra "completamente integrado" tanto en lo deportivo como en lo académico, informa el Gobierno en un comunicado. Tiene posibilidades de participar en los Campeonatos del Mundo y en Río 2016.
Por su parte, la atleta de origen marroquí Dunia Mahassin Ennasri es una de las mejores fondistas en pista y campo a través. Tiene opciones de disputar los Campeonatos de Europa y del mundo de campo a través, así como el Mundial en pista cubierta en 2014.
La nacionalidad española se adquiere por carta de naturaleza cuando en el interesado concurren circunstancias excepcionales y después de tramitar un expediente para cada caso particular, como ha ocurrido en los que ha resuelto este viernes el Gobierno.
Posteriormente, el solicitante debe jurar o prometer fidelidad al Rey y obediencia a la Constitución y a las Leyes, renunciando a su anterior nacionalidad, salvo los naturales de países iberoamericanos, Andorra, Filipinas, Guinea Ecuatorial o Portugal.