Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio Reina, operado de síndrome compartimental crónico del ejercicio

El atleta Antonio Reina, campeón de España de 800 metros, se recupera ya tras la operación de síndrome compartimental crónico del ejercicio a la que ha sido sometido en la clínica CEMTRO de Madrid, una lesión frecuente en corredores pero difícil de diagnosticar.
El atleta sevillano, que cuenta con varios récords nacionales en distintas distancias y que ha participado en varios campeonatos del mundo y Juegos Olímpicos, fue diagnosticado de esta lesión debido a un dolor repetitivo en los gemelos que le impedía entrenarse con normalidad.
"Se caracteriza por un dolor localizado en la pierna durante el ejercicio, como consecuencia de un exceso de presión en el compartimento muscular afectado, debida a la elasticidad limitada de la fascia que es la envoltura", explicó el doctor David López Capapé, quien realizó la operación.
Esta patología se presenta de manera más habitual en la pierna, en corredores y marchadores, y en el antebrazo, en motoristas, según el doctor López Capapé. El dolor aparece durante la práctica deportiva y con el reposo desaparece, ya que la presión se normaliza. "De ahí la dificultad en el diagnóstico, ya que las pruebas y la exploración son normales al hacerlas en reposo. El médico tiene que conocer la existencia de esta patología para poder detectarla", aseguró.
En el caso de los corredores, es más frecuente en la pantorrilla. "El dolor que se pone en esta zona no permite continuar con la carrera o la marcha y hace necesario parar. Va apareciendo con el tiempo y empeora si se persiste en el ejercicio, mejorando al rato de parar. Puede ser superficial cuando afecta al compartimento que aloja a los gemelos, o profundo, si afecta al sóleo, al músculo tibial posterior y a los flexores", afirmó el traumatólogo.
La mayoría de los casos de síndrome compartimental crónico del ejercicio requiere tratamiento quirúrgico que consiste en una fasciotomia. "A través de pequeñas incisiones en la piel se abre la fascia para que deje de comprimir al músculo afectado", señala el doctor López Capapé, quien añadió que el "proceso de recuperación" suele ser "rápido". "Los resultados son buenos y solamente en algunos casos se producen recaídas", concluyó.