Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Bach: "Si se demuestra lo de Sochi representaría un nivel de delincuencia sin precedentes"

El presidente del Comité Olímpico Internacional (COI), Thomas Bach, cree que las alegaciones relacionados con la permisividad con el dopaje de Rusia en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi de 2014 representarían, en caso de que se demuestren, un "nivel de delincuencia sin precedentes".
Rusia, ya golpeada por el escándalo por un escándalo de dopaje en su atletismo que podrían conllevar que sus atletas no compitan en los Juegos de Río de Janeiro, volvió a estar en el ojo del huracán después de que el expresidente de su Agencia Antidopaje Grigory Rodchenkov señalase en el 'New York Times' la pasada semana que expertos de la materia y los servicios secretos alterasen las muestras de sus deportistas en Sochi, acusaciones desmentidas tajantemente por el Kremlin.
Además, ayer martes, el COI confirmó que un total de 31 deportistas se arriesgan a no poder acudir a Río de Janeiro este verano tras los primeros reanálisis de muestras tomadas en los Juegos de Pekín de 2008.
"Si la investigación sobre Sochi demuestra como verdaderas estas alegaciones representaría una nueva dimensión impactante en el dopaje con, hasta el momento, un nivel de delincuencia sin precedentes", advirtió Bach en un comunicado.
El alemám recalcó que ni debe "haber duda" ni "ningún deportista 'no limpio' en el mundo debería tener duda" de que su organismo "reaccionaría con su demostrada política de tolerancia cero no solo de cara a los atletas individuales, sino en lo que se refiere a su entorno".
En este sentido, dejó claro que "los resultados" de la investigación que va a realizar la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) "tendrán también una gran influencia" en la participación de los atletas rusos en los Juegos de Río.
"Si hay una evidencia de un sistema organizado para contaminar otros deportes, las federaciones internacionales y el COI tendrían que tomar la difícil decisión entre la responsabilidad colectiva y la justicia individual", prosiguió Bach que, de todos modos, aclaró que "se tendría que considerar, incluso en estas federaciones 'contaminadas', la presunción de inocencia" para los deportistas.
Por su parte, el Ministerio de Deportes ruso señaló este miércoles que apoya totalmente las acciones del COI de prohibir a los atletas dopados que participen en competiciones, pero que los deportistas 'limpios' no deberían ser excluidos de los Juegos de Río.