Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Beitia, Martín, Bustos y García Bragado brillan en la jornada matinal en Zúrich

Ruth Beitia, Diana Martín y David Bustos fueron las noticias positivas de la jornada matinal de este viernes de los Europeos de Atletismo al Aire Libre, que se están disputando en Zúrich (Suiza) hasta el domingo, mientras que en los 50 kilómetros, el francés Yohan Diniz logró un nuevo récord del mundo y Jesús Ángel García Bragado dio una nueva muestra de carácter a sus 44 años al terminar octavo.
En el estadio Leztigrund había expectativas en la delegación nacional con la presencia en altura de Beitia, oro en Helskinki hace dos años, o la de los participantes en el 1.500 metros, donde se pasó de una amarga decepción a una pequeña alegría con David Bustos, recalificado finalmente.
La cántabra, bronce el pasado verano en los Mundiales de Moscú, apenas tuvo problemas para superar la calificación, marcada por la lluvia, lo que le bastó con saltar 1,89 metros aunque se pedían 1,94 para pasar directamente. Nadie más fue más allá de ese listón y con la española pasaron el resto de aspirantes a medalla este domingo como la rusa Mariya Kuchyna, gran favorita, la polaca Kamila Licwinko, la sueca Emma Green o la noruega Tonje Angelsen.
En los 3.000 metros obstáculos se produjo el otro pase a la final del día con Diana Martín, que corrió de forma inteligente su serie para finalizar quinta con un crono de 9:52.63, el undécimo mejor de las finalistas. En cambio, Teresa Urbina no pudo acabar al retirarse a falta de dos vueltas.
A partir de ahí todo fueron malas noticias con las eliminaciones en las calificaciones de peso y disco de Úrsula Ruiz y Sabina Asenjo, mientras que lo peor llegó en los 1.500 metros, donde ni Manuel Olmedo, ni David Bustos ni Adel Mechaal, se clasificaron en un principio para la final, aunque al final los organizadores recalificaron al bronce continental en 2012.
Bustos se cayó en su serie y parecía eliminado, pero la organización le recalificó al considerar culpable al austriaco Andreas Vojta y el atleta balear finalmente podrá disputar la gran final del domingo, salvando el 'honor' en una distancia fetiche para el atletismo nacional en la historia de los Europeos.
Peor le fueron las cosas a Manuel Olmedo, que se vino abajo en la recta de llegada y fue siendo superado por rivales para finalizar séptimo con 3:40.48, insuficiente para pasar por tiempos, mientras que Adel Mechaal terminó en los últimos puestos de su serie, donde el francés Mahiedine Mekhissi, desposeído de su oro en los 3.000 obstáculos por quitarse la camiseta, fue tercero.
GARCÍA BRAGADO BRILLA EN LA DEMOSTRACIÓN DE DINIZ.
La única final del día fue la de la dura prueba de los 50 kilómetros, marcha donde el veterano Jesús Ángel García Bragado dio otra muestra de carácter y fuerza consiguiendo un brillante puesto de finalista en una prueba dominada por el francés Yohan Diniz, que además impuso un nuevo récord del mundo.
El marchador madrileño, en su sexto Europeo a sus 44 años, demostró su calidad y veteranía, firmando como en él es habitual una carrera de menos a más para acabar logrando un meritorio octavo puesto. El español comenzó por detrás, entre el puesto 13 y 14, pero a medida que fue avanzando la prueba y los kilómetros fue superando rivales.
Así, a falta de 10 kilómetros marchaba undécimo, pero realizó un gran final para hacerse con un brillante puesto de finalista con un crono de 3:45:41. El otro representante español, Francisco Arcilla, fue vigesimoprimero con 4:00:57.
Por su parte, Diniz se coronó por tercera vez campeón de Europa tras los oros de 2006 y 2010 y lo hizo a lo grande, con nuevo récord mundial de 3:32:33, casi dos minutos mejor que el anterior, en poder del ruso Denis Nizhegorodov desde el 11 de mayo de 2008 con 3:34:14.
El francés siempre fue en cabeza junto a los rusos y fue imparable en los diez kilómetros finales aventajando en casi cuatro minutos al eslovaco Matej Toth, plata, y en más de cinco al ruso Ivan Noskov, bronce.
Para esta tarde, la atención en la delegación española estará principalmente en los 400 metros femeninos donde Aauri Lorena Bokesa e Indira Terrero quieren pelear por las medallas, mientras que en la distancia masculina correrá la final Samuel García. Además, habrá la calificación de longitud con Eusebio Cáceres, Luis Felipe Méliz, plata en 2012, y Jean-Marie Okutu.