Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La leyenda de Bolt y el récord de Phelps marcan Londres 2012

El atleta jamaicano Usain Bolt y el nadador estadounidense Michael Phelps han sido los grandes protagonistas de los Juegos Olímpicos de Londres, después de que el velocista revalidara el triplete conseguido en Pekín en 100, 200 y 4x100 metros y el nadador sumara su vigésimo segunda medalla, convirtiéndose en el deportista olímpico con más preseas de la historia.
Bolt demostró en la final de los 100 metros lisos que estaba preparado para convertirse en una leyenda olímpica. El jamaicano se impuso con claridad en una carrera en la que siete de los ocho velocistas bajaron de los diez segundos, marcando además el récord olímpico y la segunda mejor marca de la historia. Se colgaba su primer oro en Londres pero tenía ganas de más y se hizo con el título en 200 metros.
Además, formando parte del equipo de Jamaica, el atleta se despedía de Londres batiendo el récord del mundo en el 4x100 (36.84) para colgarse su sexta medalla de oro. Jamaica se imponía a Estados Unidos, que también batía el récord del mundo pero se tenía que conformar con la plata. No obstante, en la prueba femenina ocurrió lo contrario y fueron las estadounidenses las que batían el récord del mundo (40.82) y se colgaban el oro.
Otro que dejó impresionado al público del Estado Olímpico de Londres fue el keniata David Rudisha, que marcaba un registro de 1:40.91 en 800 metros para batir el récord del mundo y colgarse el oro. Sin embargo, mayor expectación crearon el sudafricano Oscar Pistorius, que cumplió su sueño de convertirse en el primer deportista con minusvalía en participar en unos Juegos Olímpicos, y el británico Mo Farah, que se impuso en las pruebas de 5000 y 1000, siendo el primer atleta que consigue la gesta.
El Centro Acuático dejó también una importante cosecha de medallas, sobre todo para Estados Unidos. Desde el inicio, todos los ojos estaban puestos en si Michael Phelps sería capaz de batir el récord de preseas y lo superó con creces, dejándolo en un total de 22. Phelps se hizo con cuatro oros y dos platas para agrandar su leyenda antes de retirarse de la competición con 29 años.
El americano era un gran atractivo de la piscina pero no era el único. Su compatriota Ryan Lochte se hacía con el título olímpico en 400 estilos, dejando cuarto a un Phelps que empezaba la competición sembrando dudas. Sin embargo, Lochte fue finalmente un simple escudero de un Phelps que acabó convirtiéndose en leyenda.
Por el mismo camino va la china Ye Shiwen, que se hacía con las medallas de oro en 200 y 400 estilos. De hecho, la joven asiática marcaba el récord del mundo en el 400, con un tiempo de 4:28.43, igualando en los últimos 50 metros el tiempo de Lochte, por lo que se dio pie a las especulaciones de dopaje.
Éxito británico sobre ruedas 
Las calles de Londres fueron testigos de la séptima medalla del británico Bradley Wiggins. El ciclista había cambiado el velódromo por el asfalto y lo hizo con éxito, ya que se colgó el oro en la contrarreloj en el mismo año en el que imponía en el Tour de Francia. Además, en la prueba en ruta, el kazajo Alexandr Vinokurov se hacía con el oro antes de anunciar su retirada.
El velódromo también le dio alegrías al imperio británico, ya que conseguían siete de los diez oros que se disputaban, obteniendo además una plata y un bronce. Un total de nueve medallas les pone al frente del medallero en ciclismo en pista, gracias sobre todo a los dos oros de Chris Hoy, que suma su sexto oro en los Juegos y su séptima presea, convirtiéndose en el deportista olímpico británico con más éxito.
El North Greenwich Arena acogió el espectáculo del baloncesto. El nuevo 'Dream Team' tenía marcado Londres 2012 en su calendario y no faltó a la cita con el oro. El quinteto de Estados Unidos era comparado antes de los Juegos con el triunfal de Barcelona'92 y demostró que estaba a la altura de las expectativas. Liderados por LeBron James y Kobe Bryan, los americanos se hicieron con el oro ante España en la final, consiguiendo además el récord olímpico de puntuación en el partido contra Nigeria (156-73).
Otras estadounidenses que tenían las expectativas muy altas eran las hermanas Williams, que demostraron su nivel en el All England Tennis Club. Serena se hacía con el oro en el cuadro individual y las dos hermanas conseguían el título en dobles, por lo que se convertían, con cuatro oros cada una, en las tenistas olímpicas con más éxito. Por su parte, en el cuadro masculino, el británico Andy Murray se imponía en su casa al máximo favorito, el suizo Roger Federer.
La que no cumplió con los pronósticos fue la selección brasileña de fútbol, que buscaba su primer oro olímpico. La 'canarinha' llegaba como una de las grandes favoritas, pero demostró en los primeros partidos que no estaba al nivel esperado y acabó perdiendo en la final ante México, por lo que se tuvo que conformar con la plata y tendrá que seguir buscando el éxito en Río 2016.
En tiro con arco, Corea del Sur no faltó a su cita con la medalla de oro y consiguió el título olímpico por séptima vez consecutiva en el cuadro femenino. Además, Hyun Im Dong batía el récord del mundo con sólo un diez por ciento de visión.
El boxeo femenino también pasará a la historia en Londres 2012 por ser la primera vez que se disputó. El 5 de agosto, la rusa Elena Savelyeva batía a la norcoreana Kim Hye Song en el primer combate e inscribía su nombre en la historia de los Juegos.