Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El COI podría castigar a 31 atletas sin participar en Río 2016 tras reanalizar las muestras de Pekín

Treinta y un atletas de seis deportes podrían recibir una prohibición de participar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro de este año tras un nuevo análisis de 454 muestras tomadas en Pekín 2008, según informó el Comité Olímpico Internacional (COI) este martes.
El organismo dijo también que comenzaría a examinar nuevamente muestras de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014 tras las acusaciones de dopaje reveladas la semana pasada a cargo del expresidente de la Agencia Antidopaje Rusa, Grigory Rodchenkov, en el 'New York Times'
"El objetivo es detener cualquier trampa por dopaje de cara a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro", aseguró el organismo. "El Comité Ejecutivo acordó unánimemente iniciar los procedimientos inmediatamente, con los doce Comités Nacionales implicados informados en los próximos días", añadió.
El organismo también señaló que había solicitado a la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) iniciar "una investigación en toda regla" en las alegaciones de que los controles realizados durante los Juegos de Invierno de 2014 en Sochi habían sido alterados.
Por otro lado, un directivo del COI señaló a la agencia 'Reuters' que no se podían dar a conocer nombres en estos momentos hasta que los atletas hayan sido informados y una segunda muestra, o muestra B, sea examinada.
La repetición de estas pruebas, un procedimiento regular del COI utilizando métodos más modernos para buscar nuevas sustancias, se llevó a cabo en conjunto con la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y las federaciones internacionales. Las contramuestras se centraron en atletas que potencialmente podrían tomar parte en los Juegos de Río, que se inician en agosto.
"Todas estas medidas son un poderoso golpe contra los tramposos para decirles que no les permitiremos ganar. Se demuestra de nuevo que los dopados no tienen lugar donde esconderse", afirmó el presidente del COI, Thomas Bach.
Para el alemán, volver a analizar las muestras de Pekín y Londres y las medidas tomadas "a raíz de las preocupantes alegaciones contra el laboratorio en Sochi son otro gran paso para proteger a los atletas limpios, con independencia de cualquier deporte o cualquier nación".
"Evitando que tantos atletas dopados participen en Río, estamos demostrando una vez más nuestra determinación para proteger la integridad de las competiciones olímpicas, incluyendo el laboratorio antidopaje de Río, para que así la magia olímpica pueda desplegare en Río de Janeiro", sentenció Bach.