Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carlos Pauner recibe el alta hospitalaria y confía reanudar el montañismo en primavera

El alpinista aragonés Carlos Pauner ha recibido este martes el alta hospitalaria después de que el 9 de septiembre fuera ingresado en el Hospital Miguel Servet de Zaragoza para ser intervenido quirúrgicamente tras sufrir una caída en el rocódromo del centro comercial Puerto Venecia de la capital.
El deportista, que precisará de unos seis meses para recuperar su anterior forma física, ha confiado en poder volver a la montaña la próxima primavera y retomar sus proyectos que ha dejado "aparcados".
En rueda de prensa, el jefe de la Unidad de Fractura de Pelvis y Cadera del Hospital Miguel Servet de Zaragoza, Antonio Peguero, ha detallado que la fractura del anillo pélvico que ha sufrido Pauner "es grave" para precisar que "no hay que minusvalorar que la caída fuera en un rocódromo porque el traumatismo le ha hecho bastante daño".
Peguero ha explicado que tras la caída a seis metros de altura se le realizó una atención de urgencia por el sangrado que produce una lesión en el sacro y en el sistema vascular que "puede llegar a acumular en esa zona entre dos y tres litros de sangre".
Tras remontar hemodinámicamente, se le estabilizó con hierros exteriores para que los huesos no se movieran y los vasos sanguíneos no sangraran para dar paso a la estabilidad mecánica con la finalidad de "dejar el hueso igual que antes de la caída".
Para ello, hace dos semanas se intervino al paciente para "colocarle unas placas con las que fijar el pubis luxado y la zona sacra con métodos menos sangrantes para estabilizar la cintura pélvica", ha sintetizado el doctor.
"La operación ha ido bien", ha aseverado el especialista, para reconocer que "la materia prima era extraordinaria por ser un paciente con gran forma física y por eso hoy se va del hospital" después de dos semanas ingresado, cuando lo habitual en estas fracturas es permanecer entre dos y tres semanas, ha apostillado para asegurar que "volverá a hacer la vida que hacía antes del accidente".
"MI LESIÓN MÁS GRAVE".
Pauner ha agradecido al equipo médico que le ha atendido los cuidados recibidos y su pronta recuperación "tras una caída seria" para reconocer que ha sido una lesión "dolorosa, con una inmovilización con hierros y larga para alguien que está acostumbrado a estar al aire libre". "No conocía estar tanto tiempo parado", ha admitido.
Tras esta lesión que "es la más grave" que ha sufrido seguirá la recuperación en casa y una vez que abandone la silla de ruedas, precisará de unas muletas para caminar hasta que los huesos se suelden y poder dar sus "primeros pasos".
Esta rehabilitación le ha obligado a "aparcar" varios proyectos como el ciclo de conferencias programado por la Diputación de Zaragoza, que había iniciado en la localidad de Daroca y las charlas previstas en Calatayud y Caspe tendrán que esperar aunque las podrá impartir "con muletas".
Entre los proyectos que tiene pensado acometer en cuanto recupere su anterior forma física ha citado el 'Grand Slam' del alpinismo consistente en ascender las 7 cumbres de los siete continentes y los dos polos. Precisamente, en enero tenía previsto subir el Aconcagua (Andes), proyecto que deberá retrasar, aunque se ha mostrado esperanzado en hacer cima en el Elbrún, en el Caúcaso, este próximo verano.
"Me apetece mucho este proyecto que intercalaré con ascensiones al Himalaya", ha detallado para dejar claro que "no es una carrera" y que no quiero separarse "del Himalaya" por lo que en 2015 quizá repita alguno de los 14 'ochomiles' que ya ha coronado.
La realización del 'Grand Slam' dependerá también del "apoyo económico de instituciones y empresas y de la esponsorización" para apostillar que "Aragón no puede permitirse un deportista que suba los 14 ochomiles y desaparecer del panorama alpinístico internacional porque además, Aragón no destaca en muchos deportes".
"NO BAJAR LA GUARDIA".
Sobre este accidente en el rocódromo ha extraído la conclusión de que "no se pude bajar la guardia nunca" para relatar que ha vivido una "situación crítica". "Pero cuando estaba en el aire mientras caía y antes de tocar suelo sale el instinto y reaccionas por accidentes anteriores", ha confesado.
Carlos Pauner ha rememorado esos instantes antes de precipitarse al suelo desde seis metros de altura. "En una maniobra no arriesgada, en teoría, no avisé a la otra persona cuando estaba asegurando el anclaje y al mismo tiempo sacando cuerda y en ese momento caí", ha recordado.
"Cuando estaba en el aire recuperé las alertas para no matarme y caí de culo, que es la mejor forma de caer, con la cabeza erguida, y tengo que dar las gracias", ha añadido al respecto.
A modo de reflexión ha indicado que "no sabes por qué ocurren estas cosas". "Soy una persona vital y lo que ocurre no lo puedes cambiar, sino la actitud. Esto es un acicate más o un toque de atención que alguien me da para seguir luchando", ha aseverado Pauner.
El alpinista ha afirmado que está "animado y con ganas" de recuperarse porque llena "un espacio deportivo en Aragón que es importante" y que "hay que pelear cuando vienen mal dadas y no hay que olvidar a la gente que te ayuda". "He tenido mucha suerte, porque este tipo de lesiones puede ser letal la mayoría de las veces y ha sido menos grave de lo que parecía en principio", ha sentenciado.