Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carpena: "Las medallas de Mireia son sólo la punta del iceberg"

El presidente de la Real Federación Española de Natación (RFEN), Fernando Carpena, ha destacado el crecimiento de la natación española en los últimos cuatro años -culminado con cinco medallas olímpicas: dos en natación, dos en sincronizada y una en waterpolo femenino- y ha asegurado que las dos medallas de plata conquistadas por Mireia Belmonte en los Juegos Olímpicos de Londres son sólo "la punta del iceberg".
"Las dos medallas de Mireia Belmonte suponen las primeras desde el bronce de Nina Zhivanevskaia en el año 2000. Y si tenemos en cuenta que en toda la historia se habían conseguido sólo cuatro en cien años, las dos platas de Mireia son un hito. La natación española no goza de esa posición de liderazgo internacional del waterpolo o la sincronizada, quizás por ello las medallas de Mireia, una nadadora criada y entrenada en España y un ejemplo de dedicación y compromiso, sean tan importantes en el trabajo de desarrollo de esta especialidad en España", aseguró el máximo representante de la natación española en declaraciones a Europa Press.
En este sentido, Carpena destacó el simbolismo de las medallas de la badalonesa. "Durante el ciclo olímpico que ha terminado en Londres, la natación cambió de rumbo con un nuevo organigrama técnico y un programa diferente al que se venía aplicando en ciclos anteriores. Las dos medallas de Mireia son sin duda el resultado más importante de estos cuatro años de trabajo, pueden ser la punta del iceberg, pero hay más resultados que nos llenan de razones para mirar el futuro con optimismo", afirmó.
"En estos cuatro años (2009-2012), los nadadores españoles han conseguido 11 medallas en Campeonatos del Mundo absolutos cuando en el ciclo olímpico anterior (2005-2008) se habían conseguido tres, y una en el de 2001-2004. Si miramos a los Campeonatos de Europa de categoría absoluta, los números son igualmente esperanzadores: 33 medallas en este último ciclo, por 20 y 14 en los precedentes. De las 46 medallas en competiciones internacionales de categoría absoluta, 16 son de campeonatos en piscina de 50 (Europeo, Mundial Y Juegos Olímpicos), por 12 y 7 en los ciclos olímpicos previos", añadió.
Además, Carpena se mostró muy confiado en el futuro de la natación española. "Si echamos un vistazo a la categoría junior, los números nos siguen dando motivos para ser optimistas. Entre 2009 y 2012 los nadadores españoles de categoría junior han conseguido 30 medallas en Campeonatos de Europa, más del triple de las conseguidas en el ciclo olímpico anterior (9), y seis medallas en un único Mundial Junior que suponen duplicar las que había conseguido España en los Mundiales precedentes", subrayó.
"LA RFEN HA APORTADO EN 30% DE LAS MEDALLAS OLÍMPICAS".
El presidente de la RFEN ha querido además hacer un balance de los pasados Juegos Olímpicos de Londres, en los que la natación ha destacado entre el resto de deportes, aportando cinco medallas de las 17 obtenidas por España en la cita.
"La Federación Española de Natación ha sido la que más deportistas ha aportado al equipo olímpico español, 51, con representación por primera vez en la historia de todas nuestras especialidades. La medalla de plata del equipo femenino de waterpolo, que por primera vez participaba en unos Juegos, ha sido la guinda del pastel. Los deportistas de la RFEN no sólo han sido mayoría en la delegación olímpica, también lo han sido en el medallero, aportando al equipo casi un 30% de las conseguidas por España", declaró.
El éxito supone un hito en la historia de la natación. "En más de 100 años de historia olímpica los deportistas de la RFEN habían subido al podio en ocho ocasiones; en una sola edición hemos sumado cinco medallas más, cuatro de plata y una de bronce", manifestó el máximo representante de la natación española.
Carpena destacó la sorpresa dada por el equipo femenino de waterpolo, que logró colgarse la medalla de plata en su primera participación olímpica. "Algunas de las cinco medallas contaban entre las que cabía prever. El waterpolo español es una referencia a nivel mundial, desde que 1992 se obtuvo el subcampeonato olímpico, pero lo que evidentemente era sólo un sueño era ver al equipo femenino colgándose una medalla, con toda justicia por cierto, y que va a ser una referencia para los próximos años. Qué decir de la sincro, que con un equipo renovado vuelve a mantener la posición de podio en las dos pruebas del programa", añadió.
"En aguas abiertas, con dos nadadores, Erika Villaécija nos dio un diploma y tuvimos la desgracia de que Kiko Hervás se rompió un dedo del pie izquierdo 48 horas de disputar su prueba. Y si hablamos de Saltos, con menos de cien licencias nacionales tener dos representantes en los Juegos y uno de ellos en una final olímpica, es para sentirse feliz", declaró.
Sin embargo, Carpena no quiso hacer cábalas en torno a la futura actuación de los nadadores españoles. "Todo se presta a interpretación, pero los números son tozudos y difícilmente se pueden desvirtuar. Que todo es mejorable, es obvio. Que se está en el buen camino, también. La Natación española es una referencia en España para el deporte olímpico y estamos muy orgullosos de que así sea. Todo es fruto del trabajo y en ello vamos a seguir estos cuatro años que ahora comienzan y que tendrán en 2013 nuestro primer gran test, el Mundial de Barcelona, el objetivo inmediato", afirmó.
"Será otro buen momento para mostrar al mundo nuestra capacidad organizativa y competitiva, con vistas a la adjudicación de los Juegos Olímpicos de 2020 a Madrid. Nadamos en casa, jugamos en casa y vamos a hacer lo imposible por superar incluso lo que hemos hecho ahora. Pero en el avión de regreso de Londres ya pensaba en Río", concluyó.