Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia gana el oro continental en una nueva pesadilla danesa

La selección francesa de balonmano se ha proclamado campeona de Europa tras derrotar en la final la anfitriona Dinamarca (32-41), en un partido donde los centrales Nikola Karabatic y Daniel Narcisse, y el portero Thierry Omeyer lideraron a los galos para destronar del título al conjunto danés.

Nikola Karabatic, elegido mejor jugador del torneo, el central Daniel Narcisse y el portero Thierry Omeyer, llevaron en volandas a Francia, que sometió a Dinamarca en la final de 'su' Europeo de principio a fin.
Los primeros minutos de la final estuvieron dominados por Francia que en el minuto 10 ya ganaba 4-8 en el marcador gracias a las paradas del veterano portero Omeyer y la gran efectividad en ataque de los lanzadores franceses -- Narcisse, Karabatic y Abalo--. A partir de minuto 15 se rompería la final, la selección francesa se fue de siete goles, cantidad que no se recortaría durante toda la final. El marcador parcial en el descanso sería de 16-23 para los franceses.
Tras la reanudación, Dinamarca recurrió al orgullo del anfitrión de la mano de Mikkel Hansen --mejor jugador danés en la final-- donde 14.000 locales llenaban el pabellón Jyske Bank Boxen de Herning para acercarse en el marcador, pero fue inútil ya que la defensa francesa estuvo impenetrable y fue un aspecto clave para que los 'blues' consiguieran su tercer título continental.
En el tramo final del partido, las defensas bajaron la intensidad debido a la gran diferencia en el marcador y finalmente Francia --verdugo de España en semifinales-- destronó en un ambiente hostil a una Dinamarca que volvió a repetir la pesadilla que un año antes había vivido ante la selección española en la final del Mundial (19-35) en Barcelona.