Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España ve a China "bien" en equipos y cree que la clave será "una vez más el aspecto artístico"

La seleccionadora española de natación sincronizada, Anna Tarrés, advirtió este miércoles de que revalidar la plata obtenida en Pekín en la competición por equipos "va a ser muy difícil", puesto que tras ver a sus principales rivales por el segundo escalón del podio, China, asumió que las asiáticas "están muy bien" y que la clave para el segundo metal será, "una vez más, superarlas en el aspecto artístico y creativo".
En una rueda de prensa junto a las nadadoras Andrea Fuentes y Ona Carbonell, quienes este martes fueron capaces de mantener la plata de hace cuatro años en la final de dúo, Tarrés previó "una competición muy difícil". "Vimos entrenar a las chinas esta mañana. Mañana --en el ejercicio técnico-- salen detrás de nosotras, están bien y va a ser muy difícil, pero una vez más, la cuestión será superarlas en el aspecto artístico", comentó.
En este sentido, pese a reiterar la potencia de quienes en el Campeonato del Mundo del año pasado abocaron a España al bronce en la práctica totalidad de las pruebas, la seleccionadora vio posibilidades de conseguir de nuevo la plata. "Tenemos como fuerte la parte creativa, una música más alegre", señaló la técnico, que cree que este aspecto puede dar a las ocho nadadoras la preciada segunda posición, por detrás de unas rusas consideradas "imbatibles".
"Si en el dúo se trata de un duelo técnico, de sincronización, en el caso de equipos se trata de espectáculo y mañana vais a ver uno fantástico", aseguró acerca de la prueba inicial, para la que contarán con la pieza 'Tamacun', de Rodrigo y Gabriela, una música que, según reveló, era del gusto del hermano de la medalla de plata en dúo Ona Carbonell.
La cita medirá el "estado de salud" de los equipos en la parte técnica, con una primera puntuación en la que este factor contará un clave 70 por ciento. Se trata de siete elementos que todas las participantes tienen que cumplir y que deben ejecutar en el orden indicado por la organización.
PAPEL AL SERVICIO DEL EQUIPO.
Las medallistas en dúo, según avanzó, ejercerán "el papel que el equipo necesita". "Andrea hará el primer salto que, por cierto, nos han copiado las chinas, lo hemos visto esta mañana, es un escándalo. Pero les ha salido fatal, así que esperemos que el jueves les salga igual", añadió.
Fuentes y Carbonell asumirán, en consecuencia, un rol fundamental, de manera que con cada ejercicio completado, "se retocarán posiciones para que queden en el centro de la coreografía, puesto que está bien que las primeras espadas se queden a primera vista del juez".
Los bañadores que lucirán mañana han sido diseñados por Marc Caraño, de la firma 'Detall Disseny', quien se basó en un tema étnico, mientras que Dolores Cortés se encargó de la elaboración. Tarrés avanzó que las incrustaciones cromáticas hacen un efecto "impresionante", ya que "sin las lentejuelas y los 'Swarovski' que habitualmente se ponen, el resultado es más potente".
La coreografía había sido puesta en escena en los Campeonatos de Europa, donde las españolas se alzaron con la primera posición, ayudadas por la ausencia de las potentes rusas, mientras que el ejercicio libre que desplegarán en la final del viernes, que supone el 50 por ciento restante de la puntuación total, había sido practicado el pasado año en el Mundial de Shangai.
Inspirado en el océano y con música de Salvador Niebla, esta vez la sorpresa vendrá de la mano de los bañadores que lucirán las ocho nadadoras, así como los adornos para el pelo, que aunque mantendrán los motivos de las escamas, irán incorporados al traje, de modo que dejarán una vestimenta de una pieza.
VETERANAS Y DEBUTANTES.
El peso del ejercicio será asumido por las subcampeonas olímpicas en dúo, y Alba Cabello, quien junto a Andrea Fuentes y Thais Enríquez, son las únicas de las ocho que repiten en unos Juegos. La llave para la medalla, sin embargo, será la misma que la brindó la de dúo este martes, cuando la pareja formada por Fuentes y Carbonell logró revertir la tercera posición, por detrás de Rusia y China, a la que había concurrido a la lucha por las preseas.
"Nos faltaba transmitir luz, pero en la final conseguimos luchar, el público lo vio y creo que por eso ganamos la plata", declaró la debutante Carbonell, la más joven del podio, a lo que su compañera añadió: "Practicamos ese carácter que tenemos y que no pudimos sacar en la semifinal. No salió algo de dentro que se había cocido en la noche previa".
De conseguir la plata mañana, Fuentes se convertiría en la deportista española con más medallas olímpicas, un hito que ella valora más por las consecuencias que supone para la disciplina a la que dedica su vida. "Estoy muy contenta a nivel individual, por supuesto, pero sobre todo porque la natación sincronizada, como deporte, ocupe ese lugar en la historia, un deporte minoritario que ya no lo es tanto, sino que está escrito en páginas de gloria", señaló.