Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España gana a Portugal y revalida el Campeonato de Europa

La selección española de hockey sobre patines femenina ha revalidado este sábado el título de campeona de Europa al derrotar a Portugal (4-2) en la localidad alemana Wuppertal, con la que empata a tres oros en Campeonatos de Europa.
Desde el primer minuto se vieron dos equipos muy metidos en el partido e imponiendo un gran ritmo de juego. La primera en golpear fue España, que por medio de Lee envió la bola la larguero en el primer minuto, aunque poco más tarde Sousa respondió con una acción individual que detuvo Salicrú con mucho acierto.
Las contras se sucedían en ambos lados de la pista, pero España intentaba a menudo frenar este ritmo loco para buscar jugadas más elaboradas.
Portugal, bien atrincherada atrás, generaba mucho peligro a la contra, pero Salicrú demostró estar en un gran momento de forma con alguna parada de muchísimo mérito. A pesar del control español, el cuadro luso empató el partido sobre la bocina del descanso en un gol muy protestado por el banquillo español.
España salió en la reanudación con varias revoluciones por encima de su rival, y en minuto y medio colocó el 3-1 en el marcador. Primero Casarramona finalizó una buena jugada de combinación con Lee, y un minuto más tarde fue la propia Casarramona quien sirvió una contra para que Tarrida fusilara a Loete, la portera lusa.
Al minuto de esta acción, Díez consiguió aumentar la renta hasta el 4-1, y partir de ahí España ya no dio opción a Portugal. El 4-2 llegaría a falta de sólo dos minutos para el final por una contra cortada por Soler que supuso la tarjeta azul y la posterior directa que transformó Sousa con maestría.
Como era de esperar, tras el bocinazo final la alegría se desbordó dentro del equipo español, aunque el formato de liga del Campeonato de Europa obliga a España a esperar para recibir su trofeo.