Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España cosecha una nueva 'victoria moral' ante el 'Dream Team'

La selección española de baloncesto ha perdido la final olímpica ante Estados Unidos, por tercera vez en la historia, al caer este domingo por 7 puntos, y suma su tercera medalla de plata en Londres 2012, con sabor a victoria, tras las conseguidas en Los Ángeles '84 y Pekín '08.
La cita londinense se une así a una larga historia de éxitos de la mejor generación de baloncesto que ha conocido España, y que deja tras de sí un Mundial (Japón 2006), dos Europeos (Polonia 2009 y Lituania 2011), y dos preseas plateadas. A las victorias se unen también decepciones, como la final del Europeo de España 2007, en la que Pau Gasol tuvo el último tiro, y la derrota ante Serbia en el último segundo del partido de cuartos en el mundial de Turquía 2010.
España tuvo su primera cita con la gloria en Los Ángeles. La selección española estaba formada por jugadores míticos como Fernando Romay, Juan Antonio San Epifanio 'Epi', Ignacio Solozábal, López Iturriaga o Fernando Martín. Sin embargo, poco pudo hacer ante el que muchos consideran el mejor equipo de baloncesto de la historia.
Más reñido estuvo el que es considerado el mejor partido de la selección nacional en el que los españoles perdieron por 118-107 ante los estadounidenses con un partido inmaculado de Pau Gasol y de Rudy Fernández y que sirvió como tarjeta de presentación para el mundo al actual base de los Minnesota Timberwolves, el catalán Ricky Rubio. LeBron James, con 28 puntos y Kobe Bryant y Dwayne Wade con 27 cada uno, lideraron un proyecto que consiguió el oro y en el que colaboraron otros veteranos ilustres como Jason Kidd o estrellas emergentes como Chris Paul y Dwight Howard.
En esta última cita con la historia, España no ha podido hacer frente a un bloque muy parecido al de 2008 pero con novedades, entre las que destaca Kevin Durant, un espigado alero destinado a entrar en el trono de posibles sustitutos a 'His Royal Airness'. A él se unen sus compañeros de Oklahoma City Thunder, Rusell Westbrook y James Harden, y un ala-pívot blanco llamado a hacer historia, Kevin Love. Durant ha compartido protagonismo con su peor enemigo en la NBA, James en la lucha por la gloria eterna del 'Hall' de la fama.
Se han escrito así nuevos renglones de gloria de una quinta que el deporte español no olvidará jamás, por pasear el nombre de España por el mundo; rompiendo las cadenas que les separaban del 'sueño americano', como demuestran los dos anillos de Pau Gasol; con la gloria cosechada en todas las categorías internacionales de un camino que comenzó a trazar Pepu Hernández con su pizarra y que hoy apasiona a millones de personas: "Ba-lon-ces-to".