Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España: "En ningún momento tuve intención de perjudicar a ningún compañero"

El atleta español Jesús España ha asegurado que intentó "de todas las formas posibles" apurar sus opciones de estar en los Juegos Olímpicos de Londres, a los que finalmente renunció por la posibilidad de dañarse "muy seriamente el tendón de Aquiles", dando su versión de los hechos tras las críticas de Sergio Sánchez.
España renunció a última hora a los Juegos y el Comité Olímpico Internacional (COI), en el estricto cumplimiento de plazos, no permitió la inscripción de Sergio Sánchez, que posteriormente acusó a su compatriota de ser mal compañero.
"En ningún momento tuve intención de perjudicar a ningún compañero y, evidentemente, el que piense eso me conoce muy poco. Lamento que el COI tenga unos plazos tan restrictivos para modificar las listas de inscripción en nuestro deporte, hasta el punto de haber sorprendido a mi propia Federación que sí tenía designado un atleta reserva en los 5.000 metros que yo iba a correr, aunque su inscripción ante mi baja no ha sido finalmente aceptada, algo habitual en otro tipo de eventos como Europeos o Mundiales", explicó España a través de un comunicado.
El madrileño salió al paso para "aclarar lo sucedido" en vista de las "descalificaciones" que dice haber sufrido. En este sentido, intentó "de todas las formas posibles" acudir a Londres "en condiciones de ser competitivo". "Entrenamientos: tanto de carrera, como elíptica, piscina, bici; y con todos los tratamientos médicos y fisioterápicos posibles", enumeró.
"Finalmente los dolores en mi pie derecho (que se agudizaron con notoriedad el sábado 4 de agosto en mi entrenamiento matutino, que no pude finalizar), pero sobre todo la posibilidad de dañarme muy seriamente el tendón de Aquiles, me han llevado a renunciar a viajar a Londres. Quiero hacer constar que si sólo fuera por el dolor físico hubiera viajado a los Juegos, porque fisiológicamente estoy bien para competir, pero ante la aparición de estos dolores agudos me informaron que tendría que correr anestesiado, con el enorme riesgo de rotura que eso supondría para mi tendón de Aquiles", reiteró.
Así, el pasado sábado 5 de agosto, el fondista decidió junto su médico, el doctor López Capapé, y sus entrenadores, Juan del Campo y Dionisio Alonso, descartar su participación olímpica y "acto seguido" informó al jefe de los servicios médicos de la RFEA y al jefe de equipo de atletismo desplazado a Londres para informarles de lo sucedido. "Por mi parte, tema zanjado", concluyó.