Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España, de nuevo a las puertas de una final olímpica

El balonmano español ha vuelto a quedarse sin una final olímpica tras la derrota del equipo femenino ante Montenegro en Londres 2012, que ha dado continuidad al mal fario en unas semifinales, donde ya se estrelló el cuadro masculino en tres ocasiones a la largo de la historia.
El combinado femenino dirigido por Jorge Dueñas se quedó a las puertas este jueves de alcanzar una final olímpica que hubiese supuesto un hito histórico para España en la historia de este deporte. Además, la trayectoria inmaculada de los últimos años del balonmano femenino tenía la oportunidad de poner el mejor y más dorado broche.
Y es que, la línea ascendente de las españolas se remonta a 2008, donde se coronaron subcampeonas de Europa para después, en 2009, lograr el cuarto puesto en el Mundial. Tras un pequeño bajón en el siguiente Europeo, las pupilas de Dueñas enamoraron a toda España con un histórico bronce en el Mundial 2011 disputado en Brasil.
En el país sudamericano, la selección femenina se hizo con un hueco en el balonmano mundial con una actuación sobresaliente en la que se impusieron precisamente a Montenegro, verdugo en las semifinales de Londres, en octavos de final. Después, en cuartos, llegó la épica venciendo a la anfitriona Brasil para después quedarse a las puertas de la final con a la postre campeona, Noruega.
Sin embargo, las semifinales de unos Juegos parecen un muro infranqueable para el balonmano español. Y es que, el combinado masculino, que goza en sus vitrinas de tres bronces olímpicos 1996, 2000 y 2008, tampoco ha podido alcanzar una final que dé derecho a luchar por el metal más preciado.
A pesar del gran currículum del balonmano masculino, iniciado con el título mundial en 2005 y rubricado con un bronce mundialista en 2011, España ha sufrido dolorosas derrotas en su camino a la final. En esta edición de Londres, los de Valero Rivera se quedaron en cuartos de final tras una cruel derrota en el último segundo ante Francia (22-23).