Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Froome: "La Vuelta a España se ha convertido en un desafío para mí"

El ciclista británico Chris Froome (Team Sky) ha afirmado que la Vuelta a España es una "oportunidad" para quitarse el mal sabor de boca tras la retirada en la quinta etapa del Tour de Francia, una carrera de la que reconoce que le "dolió retirarse" tras ser campeón el año pasado.
"En el ciclismo cuando algo no funciona rápidamente pasas a lo siguiente, y para mí, la Vuelta se ha convertido en otra oportunidad, otro desafío para trabajar duro", dijo en una entrevista a Sky Sports New.
El ganador del Tour de Francia 2013 habló por primera vez sobre su caída en la ronda gala. "Abandonar el Tour fue una de las cosas más duras que he hecho en mi vida. Estuvimos arriba tras las primeras etapas en Gran Bretaña y el apoyo allí fue una locura, y fue como desinflarse al llegar a Francia y tener el accidente en la cuarta etapa", señaló.
No obstante, reconoció que no creía que fuese a llegar muy lejos en la carrera. "Ha sido un periodo realmente difícil y obviamente abandonar el Tour fue una de las cosas más duras que he hecho en mi vida, pero al mismo tiempo creo que era claro que no iba a ir más allá tal y como estaban las cosas", añadió.
El corredor subrayó que el de la cuarta etapa fue "un accidente que le podía haber ocurrido a cualquiera". "Pude sentir inmediatamente que algo no estaba bien cuando me puse bien. Acabé la etapa y me hice una radiografía en la muñeca. No vimos nada preocupante en ese punto, pero se me había hinchado un poco", sentenció.
Al día siguiente, el inglés intentó disputar la carrera, sin embargo, comprobó que no estaba en las mejores condiciones para llevar la bici. "Empecé la quinta etapa y las condiciones fueron duras, no podía dirigir la bici de la forma que normalmente la controlo y en una etapa como esa necesitas usar las manos. Fue una etapa salvaje incluso antes de entrar en el pavé", indicó.
Por otro lado, el corredor de 29 años destacó que ganar el Tour es "extremadamente duro". "Obviamente fue devastador para nosotros. El equipo teníamos puestas muchas expectativas tras haber ganado los dos últimos años. De una manera ha sido un buen reajuste para nosotros de cara a volver a evaluar las cosas y mirar donde estamos y como podemos mejorar de cara al próximo Tour", dijo.
Por último, aseguró que no es una "situación fácil" defender título. "Es bastante duro saber que no voy a defender la victoria en el Tour, ya he probado cuánta presión existe como actual campeón, pero no necesito ningún incentivo para ir al Tour. Es una carrera en la que siempre voy a darlo todo y luchar por lo mejor", concluyó.