Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García Bragado: "El atletismo español necesita un cambio, aunque sea para tirarse al vacío"

El madrileño pide un cambio de rumbo ante la falta de resultados en Londres y lamenta no tener relevo en la marcha "Venía con imperdibles, con el cuerpo caducado", dijo tras quedar el 20 en los 50 kilómetros marcha en sus sextos Juegos El marchador madrileño Jesús Ángel García Bragado afirmó este sábado que el "atletismo español necesita un cambio, aunque sea para tirarse al vacío", en alusión al presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), José María Odriozola, y lamentó que en la marcha nacional no exista relevo generacional, después ser el mejor español, vigésimo, en los 50 kilómetros de Londres 2012, disputada por los alrededores de The Mall en la capital británica.
El madrileño pide un cambio de rumbo ante la falta de resultados en Londres y lamenta no tener relevo en la marcha
"Venía con imperdibles, con el cuerpo caducado", dijo tras quedar el 20 en los 50 kilómetros marcha en sus sextos Juegos
El marchador madrileño Jesús Ángel García Bragado afirmó este sábado que el "atletismo español necesita un cambio, aunque sea para tirarse al vacío", en alusión al presidente de la Real Federación Española de Atletismo (RFEA), José María Odriozola, y lamentó que en la marcha nacional no exista relevo generacional, después ser el mejor español, vigésimo, en los 50 kilómetros de Londres 2012, disputada por los alrededores de The Mall en la capital británica.
"Así no vamos a ninguna parte. Cada vez la gente lo tiene más claro dentro del mundo de Odriozola. ¿Yo la persona? Ahora mismo no creo. Ahora está la Asamblea, que controla Odriozola y son ellos los que tienen que darse cuenta de que tiene que ser otra persona. Necesitamos un cambio, aunque sea para tirarnos al vacío", manifestó García Bragado, enfundado en una toalla para no quedarse frío después de algo menos de 3 horas y 50 minutos de marcha.
García Bragado incluso se atrevió a decir que la fondista Marta Domínguez, finalista en 3.000 obstáculos en Londres, podría ser el recambio de Odriozola. "A mí Marta no me desagrada. Vivimos en un estado de derecho y si se le ha exculpado, se le ha exculpado. Tiene mucho carácter y mucho empuje. Quizá no ha llevado muy bien las cosas, y puede que la situación le haya superado. Todos cometemos errores, pero podría ser la candidata de consenso", comentó.
Sobre la carrera, el madrileño desveló que tuvo problemas de ciática que se le reprodujeron entre el kilómetro diez y quince. "Venía con problemas de espalda todo el año. Unos días estaba mejor, otros peor. He intentado llegar lo más sano posible, pero no ha podido ser. Llegaba con imperdibles y en el kilómetro diez-quince han empezado a darme unos calambres de ciática en la pierna derecha", explicó.
Y es que, para él, la edad a sus 42 años te va diciendo "que esto no da más de sí". "La gente no ha caído. Han hecho unas marcas impresionantes que no están a mi alcance y a lo mejor he querido hacer una preparación, quizá, muy arriesgada para hacer 5 minutos menos de lo que he hecho. Iba muy limitado y no podía forzar, veía que me iba a dar un latigazo en la pierna", relató.
No obstante, aseguró que sigue disfrutando de la marcha, aunque ahora se lo va a tomar de otra manera. "Sin tanta exigencia y dejando que sea el cuerpo el que mande más que la cabeza. He intentado mejorar el cuarto puesto de Pekín y he hecho una apuesta muy arriesgada y está claro que tenía un límite. Ahora tengo que descansar y el año que viene, lo que el cuerpo diga", manifestó sin querer pensar aún en el futuro.
"ESPERO NO TENER POSIBILIDAD DE IR A RÍO".
No sabe si ésta habrá sido su última gran carrera a nivel internacional. "Lo que no voy a hacer es un akelarre de zapatillas. Voy a seguir y, si me apetece, pues voy a competir. No sé si voy a ir al Mundial, pero a lo mejor me apetece al Campeonato de Brasil, algo así por disfrutar. Lo que me preocupa es que habiendo tenido una carrera tan mala no haber tenido españoles delante. Esto indica es que hay que tomarse las cosas de otra manera. Hay que pegar un cambio. Hoy el cuerpo no ha respondido y, a lo mejor, vienes otro años creyendo que has entrenado peor y responde mejor", dijo.
Tampoco piensa en si podrá subir un peldaño, del cuarto al bronce, en Pekín por la posible descalificación del italiano Alex Schwazer, expulsado en Londres por presunto dopaje. "No sé, ahora me da igual. Tengo amigos en Italia y me habían comentado que era de cierta escuela. Algo no les cuadraba. Que le haya descubierto ahora, todos sabemos de quién de puede sospechar", apuntó.
Lo que sí le preocupa a García Bragado es tener la sensación de no tener a nadie detrás, de "ser el único español que está aquí". "No es que esté haciendo unas marcas, en torno a 3 horas y 50 ... Con esta marca me clasifiqué para Barcelona'92 hace 20 años. Jordi Llopart hizo 3 horas y 50. Lo mismo Paquillo, si se replantea las cosas de otro modo, puede hacer el 50, tiene clase para ello", recordó el madrileño.
A pesar de ser sus sextos Juegos, desde Barcelona'92 hasta Londres 2012 no se ha perdido ninguno, no piensa que haya hecho historia más que de "forma anecdótica". "Yo no me voy satisfecho con lo que he hecho. La 'espinita' que tengo es no haber hecho unos mejores Juegos. Posiblemente, hace 4 años era el final y, por unas circunstancias u otras, hemos llegado hasta aquí. Ya venía con el cuerpo caducado", indicó.
Por este mismo motivo, ve muy lejanos los Juegos de Río, en 2016 aunque en "cuatro años pueden pasar de todo". "Espero que no tenga ninguna posibilidad de ir. El fisio dice que desaparezca dos años y después vuelva, como los toreros. Supongo que conforme pase el tiempo se me irán quitando las ganas", señaló García Bragado, triste por los resultados de los atletas españoles hasta el momento en Londres, dos diplomas (Frank Casañas, séptimo en disco; y Miguel Ángel López, quinto en 20 kilñometros marcha), igual que Montreal 1976. "Entonces no teníamos televisor en color, solo lo tenía una vecina", recordó.