Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iker Vicente: "No sólo entreno con el hacha"

El mejor 'rookie' europeo en cortar madera, Iker Vicente, destacó su paso de competición rural a Stihl Timbersports, un cambio notable en cuanto a modalidad y práctica pero ante el que se encuentra contento ya que se trata de un deporte "atractivo" que además, le permite prepararse mejor para las competiciones internacionales.
Stihl Timbersports se trata del deporte de la madera donde los participantes compiten con hacha, sierra y motosierra a través de diferentes pruebas de fuerza, resistencia y habilidad, y que en mayo celebró la 'Champions Trophy' y el Campeonato del Mundo de 'rookies' en el que los mejores jóvenes compitieron. El español Iker Vicente fue el más rápido en cortar un tronco horizontal.
La joven promesa española, que cuenta con 18 años, aseguró que su afición por este deporte surgió gracias a la tradición existente en Navarra y País Vasco, comunidades que siempre han contado con competiciones de corte y en la que su familia participó como 'aizkolari'. No obstante, Iker ha evolucionado hasta el Stihl Timbersports, una competición "a nivel mundial".
"Es diferente, aquí a nivel local competimos sobre todo la resistencia y en el Stihl Timbersports compites con un solo tronco y se puntúa la velocidad, la precisión; y además no solo utilizas el hacha, también hay pruebas con sierra y con motosierra", comentó.
En ese aspecto, aseguró que aunque el deporte "todavía no da para vivir" de forma profesional él lo compagina con un trabajo ayudando a su madre y entrenando por las tardes. "No sólo entreno con el hacha, también hago bicicleta, voy a correr y algo de gimnasio. El hacha desgasta mucho, así que no lo entreno todos los días", agregó.
A pesar de la falta de medios, afirmó que seguirá compitiendo aunque reconoció que "lo primero" será el modo habitual que se da en Euskadi, donde apostó por su futuro como 'aizkolari', la competición "de toda la vida" y en la que quedó como campeón de Navarra en 2015.
"Creo que podré compaginar las dos competiciones, me gustaría mucho seguir en el Stihl Timbersports y como está mi padre compitiendo en los mundiales, es otra razón para estar ahí yo también. Es un deporte muy importante, atractivo y una buena ayuda para entrenar los mundiales", señaló.
Finalmente, repasó su trayectoria previa al campeonato disputado en St Johann de Austria, un torneo en el que estuvo "muy a gusto" y para el que entrenó "bastante" por lo que sabía que contaría con buena puntuación, algo que espera que se repita en los próximos campeonatos que disputará.
"Ahora me voy a Suiza, donde se celebra el Europeo para la clasificación del año que viene y luego empezaré ya con los campeonatos de Euskadi y de Navarra de aizkolaris", concluyó.