Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Javier Ballesteros: "Mi padre era entonces al golf lo que hoy es Federer al tenis"

El hijo de Severiano Ballesteros y jugador de golf, Javier Ballesteros, aseguró que su padre cuando competía era al golf "lo que hoy es Federer al tenis" al tener "algo diferente".
"Mi padre fue el primer europeo en ganar el Masters de Augusta. Era entonces lo que hoy es Federer al tenis. Yo soy muy fan de Rafa Nadal, es un deportista extraordinario en todos los sentidos, pero Roger Federer tiene algo diferente...", destacó el golfista en una entrevista al número de septiembre de la revista Vanity Fair.
Además, aseveró que lo que diferenciaba a su padre del resto de rivales "era la manera de estar, la clase, cómo jugaba en el campo". "Cambió la forma de ver a los españoles en este deporte", sostuvo Javier Ballesteros, que compitió por primera vez con profesionales en el Peugeot Tour Alps que se celebró el pasado mes de abril.
Asimismo, también fue preguntado sobre las posibles comparaciones con su padre como golfista. En ese sentido, apuntó que "es un orgullo" que le comparen con su padre, "aunque llegar a ser como él es imposible".
Por otro lado, afirmó que los últimos recuerdos de su padre "no fueron muy buenos debido a su enfermedad, pero siempre fue un gran luchador". "Lo llevó muy bien, todo lo mejor que supo. En los más de dos años que padeció cáncer trabajaba muchísimo, iba a diario a la piscina o a la playa, salía a correr, seguía jugando al golf...", desveló Javier Ballesteros.
Sin embargo, prefiere recordar otros momentos. "Cuando toda la familia le acompañamos a Dubai, donde jugaba un campeonato, y nos bañamos en la piscina con él", recordó el hijo de 'Seve', que sigue los pasos de su padre como profesional.
Finalmente, sobre sus dos apellidos, Ballesteros y Botín, manifestó que eso "puede ser fuerte para algunos" pero que él es "un chico de lo más normal". "Lo mejor que me dieron mis padres fue la educación y enseñarme a tener los pies en la tierra. Aunque no obvio mis apellidos y estoy orgulloso", concluyó el golfista.