Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joan Roma: "Espero tener fuerzas y ganar el Dakar 2015"

El piloto de rally y vigente campeón del Rally Dakar en coches Joan 'Nani' Roma ha celebrado con entusiasmo su victoria, pero ya tiene en mente la próxima edición, para la que se preparará a fondo con la intención de seguir teniendo fuerzas y repetir triunfo, y es que no piensa para nada en retirarse y sí en continuar con Mini y alargar su dinastía.
"Cuando ganas, por lo menos tendré el número uno de la carrera, pero esto de ser el número uno o dos es algo de lo que no me gusta hablar. La fuerza de uno lo marcará lo que haga el año que viene. Tenemos que empezar a pensar en el Dakar 2015 y hacer las carreras igual de bien que el pasado año, espero tener fuerzas y ganar el Dakar 2015", manifestó Roma en rueda de prensa.
En la sede de Mini en Barcelona, el piloto catalán aseguró que las ganas de continuar no dependen de la edad sino de sensaciones, las mismas que le llevan a pilotar con su estilo. "La carrera fatiga mucho, pero cuando ganas te olvidas de eso, así que ahora sí me veo diez años más, tengo 41. Valemos por los resultados que hacemos, a lo mejor algún día me canso, pero ya se verá. Espero no volver a tardar diez años en ganar", comentó distendido.
"Tengo ganas de seguir en el equipo, estoy bien con Mini y KH-7. Estamos en la 'era Mini' y tenemos que seguir trabajando para que dure mucho. Lo que hemos hecho es mucho, pero queda todavía por hacer. Este ha sido un año súper complejo, una carrera difícil y un Dakar auténtico, el más duro de Sudamérica seguro", señaló.
De nuevo, destacó haber hecho una carrera "serena" y por ello reiteró su felicidad. "Hemos hecho una carrera súper buena, estoy satisfecho de cómo hemos gestionado todo, porque no solo era correr. La gente puede pensar una cosa u otra, pero hemos sido líderes ocho etapas, hemos ganado dos, y las diferencias han sido muy grandes", apuntó.
Y es que el de Folgueroles no huye del conflicto que hubo con su compañero en Mini, el francés Stéphane Peterhansel, por las órdenes de equipo. "La clave ha sido la serenidad, nos marcamos una pauta para llegar lo más entero posible y es lo que hice. No perdimos nunca la serenidad, cometimos errores porque hay cosas a mejorar, pero lo gestionamos muy bien", apuntó.
"La segunda semana se complicó por una presión externa que no había notado nunca en motos. Pero lo hicimos bien, y el trabajo bien hecho hizo que lo lográramos", celebró el doble campeón del 'raid'.
Además, reiteró su buena relación con 'Monsieur Dakar'. "Lo mejor que tenemos Peterhansel y yo es que hablamos y comentamos las cosas. Le comenté que creía que se había equivocado, pero era una arma más que podía utilizar contra mí. Cuando se pone el casco cambia, por eso ha ganado 11 Dakar, y usa todo lo que tiene para ganar al rival. Ha hecho una segunda semana muy buena y rápida, sin nada que perder, y ha ganado lo que ha ganado", aseveró al respecto.
En este sentido, matizó que no hubo ningún problema más allá de decirle que no estaba de acuerdo con lo que dijo. "Además, porque luego ni lo respetó. El jefe, a tres días, nos dijo que bajáramos el ritmo a los tres, y esa etapa tiraron hasta el pinchazo de Peterhansel, y Al-Attiyah hasta que casi saca la rueda. Eso hizo que perdieran tiempo y bajáramos el ritmo, pero se iba rápido hasta entonces", concluyó.