Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Laia Sanz: "Acercarse a los hombres es una proeza, superarles un sacrilegio"

La piloto de rallys y trial Laia Sanz ha presentado este miércoles su primer libro, con el título 'Quien tiene la voluntad tiene la fuerza' y en el que se ha "dejado llevar" para explicar las interioridades del Dakar desde su particular visión, la de una participante que ya se codea con los mejores de la general pese a la "proeza" que cree que es competir con los hombres en un mundo poco acostumbrado a ello.
La catalana, que ha estado acompañada por el periodista y escritor Eloi Vila, que ha coordinado el libro y la editora Clara Sabrià, lamentó los problemas que todavía hay en el mundo del deporte y del Dakar, en concreto por ser en el que convive ahora, con las mujeres. "Que una mujer se acerque a los hombres en un deporte masculino es una proeza, pero que les supere es un sacrilegio", señaló.
Pese a ello sigue mejorando y sigue acercándose a la élite, con el sueño frustrado de llegar líder al Lago Rosa por la imposibilidad de correr por África hasta Dakar pero soñando con ganar la prueba más dura de la categoría en Sudamérica. "Me sabe mal haberme perdido el Dakar africano y más aún por los motivos por los cuales no podemos ir. Todos hemos soñado en un final en el Lago Rosa", apuntó.
"Soy un poco introvertida pero en este libro me he dejado llevar y he contado muchas cosas personales y algunas decisiones profesionales que en su momento no se entendieron. En la vida hay que ser feliz y yo descubrí muy pronto qué me hacía feliz, cuando a los dos años mi padre me subía al depósito de su moto", explicó sobre el libro.
En él desgrana varios secretos, detalles de lo que implica correr el Dakar, como el hecho de jugarse la vida en cada etapa. "En la segunda etapa del Dakar escuchaba todo el rato una moto pegada a mi espalda. Me daba la vuelta y no había nadie. El médico me dijo que eran alucinaciones por culpa de la deshidratación", apuntó.