Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Londres apela a la ciencia y al afán por descubrir para abrir los Juegos

Stephen Hawking, Isaac Newton, los Derechos Humanos, Shakespeare y los paraguas, protagonistas de la Ceremonia de Apertura Perales lideró la animosa delegación española Londres ofreció este miércoles una Ceremonia de Apertura de los XIV Juegos Paralímpicos, que la capital inglesa albergará hasta el próximo 9 de septiembre, donde apeló a la ciencia y al afán por descubrir, un viaje desde el alumbramiento del mundo hasta la actualidad, con protagonismo especial para su mejor científico, el físico Stephen Hawking.
Stephen Hawking, Isaac Newton, los Derechos Humanos, Shakespeare y los paraguas, protagonistas de la Ceremonia de Apertura
Perales lideró la animosa delegación española
Londres ofreció este miércoles una Ceremonia de Apertura de los XIV Juegos Paralímpicos, que la capital inglesa albergará hasta el próximo 9 de septiembre, donde apeló a la ciencia y al afán por descubrir, un viaje desde el alumbramiento del mundo hasta la actualidad, con protagonismo especial para su mejor científico, el físico Stephen Hawking.
De este modo, en un entretenido espectáculo dirigido por Bradley Hemmings y Jenny Sealey, los organizadores optaron por la vía científica, donde también tuvo su protagonismo otro insigne inglés, Isaac Newton, bajo el manto de su mejor dramaturgo, William Shakespeare, ya que el personaje que centralizó todo fue una 'Miranda', en referencia al personaje de la obra 'La Tempestad', y también los paraguas, típico objeto en la capital inglesa e inventado por el británico Samuel Fox.
Sin embargo, no hicieron falta en esta ceremonia, que evitó la temida lluvia, que amenazó durante toda la tarde 'aguar' la fiesta, y la abanderada española, la nadadora María Teresa Perales, ganadora de 16 medallas paralímpicas, pudo desfilar sonriente y liderar a la animada delegación nacional, vestida con los trajes diseñados por 'El Corte Inglés'.
Y es que el mensaje que se quiso enviar fue el de la celebración el poder de las ideas, la ciencia y la creatividad, cuyo máximo esplendor tuvo lugar en el siglo XVIII, en la Ilustración, y a través de las cuales se puede desplegar todo el potencia del ser humano.
Así, el 'Big Bang' y el popular tema de 'Umbrella' de Rihanna dieron el pistoletazo de salida al espectáculo, con un Hawking y el actor Sir Ian McKellen, caracterizado como el 'Prospero' de 'La Tempestad', animando a explorar desde la curiosidad a 'Miranda', que ve sus aportaciones científicas y las de Newton, Albert Einstein, la partícula de Higgs y los Juegos Paralímpicos.
Posteriormente, fue el turno de Su Majestad la Reina Isabel de Inglaterra, que por primera vez inauguró tanto los Juegos Olímpicos como los Paralímpicos, y del himno nacional, cantado por un coro de 430 personas, entre ellas, Eve Stephens, que presenció todos los días de competición del atletismo en Londres'48, lo que dio paso, previas imágenes de la evolución de los Juegos desde su creación en Stoke Mandeville hace 64 años, al tradicional desfile de los países participantes, en un número de 166 que suponen un nuevo récord y con un total de 14 debutantes.
Bajo la música de los DJ's Goldierocks, Walde y Excalibah, todas las delegaciones hicieron el paseo por la pista del Estadio Olímpico de Stratford. España lo hizo en el puesto 140 tras la Sudáfrica abanderada por el atleta Oscar Pistorius, y liderada por la sempiterna sonrisa de María Teresa Perales.
La nadadora aragonesa, que tuvo que adaptar su silla para poder portar la enseña nacional, respiraría tranquila tras ver que la lluvia que temía por la mañana que podía 'estropear' su momento y dirigió a la delegación nacional bajo la mirada en la grada de SAR la Infanta Doña Elena, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert y el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal. Los españoles disfrutaron de su momento, con especial mención para el equipo de baloncesto en silla de ruedas, que cerraban el desfile y con algunos de sus componentes ataviados con pelucas rubias.
LLEGADA AÉREA DE LA LLAMA.
Tras los discursos de Lord Sebastian Coe y Sir Phil Craven, que recordaron que los Juegos vuelven a casa, el espectáculo recuperó todo el protagonismo, con 'Miranda' 'estudiando' la razón y los derechos, siempre bajo la vigilancia de Hawking, mientras el centro del escenario se transformaba en el texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y seis atletas paralímpicos británicos, los atletas Robert Barrett, Tanni Grey-Thompson y Tony Griffin, el judoca Ian Rose, el nadador Marc Woods y la tenista en silla de ruedas Kay Forshaw, 'volaban' hacia una esfera, reflejo del nuevo y valiente mundo, por el que 'Miranda' navegará en su paraguas ante una tormenta de ideas.
El viaje de la protagonista la lleva hasta el siglo XVII, marcado por el descubrimiento de la gravedad por Isaac Newton, y su manzana, paso previo al repaso de los descubrimiento de Miranda y Prospero hasta llegar al 2012, para poco después llegar al final de su viaje, coincidiendo con el final del el de la llama paralímpica, el mejor momento, con una espectacular llegada por el aire.
El antepenúltimo relevista, Joe Towsend, que espera poder competir en Río 2016, llegó 'volando' al centro del escenario para entregar el símbolo a David Clarke, que participará en esta edición en el fútbol sala y que se la entregó a Margaret Maughan, ganadora de la primera medalla de oro paralímpica de la historia de Gran Bretaña, en Roma'60, donde se celebraron oficialmente los primeros Juegos Paralímpicos, y encargada de encender el pebetero, el mismo de los pasados Juegos Olímpicos. La inspiradora 'I am what I am' ('Soy lo que soy') cerró la ceremonia, a partir de ahora comienza el espectáculo deportivo.