Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Maratón de Nueva York recibe este viernes el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes de 2014

El Maratón de Nueva York, la carrera popular más multitudinaria del mundo, será galardonado este viernes con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes de 2014, un éxito con el que fue premiado el pasado mes de junio imponiéndose a otros 21 candidatos y con el que sucederán en el palmarés al jugador de golf español José María Olazábal.
El premio lo recogerán la presidenta y directora ejecutiva de Nueva York Road Runners y directora del Maratón de Nueva York, Mary Wittenberg, el presidente del Consejo de Nueva York Road Runners y miembro del equipo fundador del Maratón de Nueva York, George Hirsch, y la atleta keniana Tegla Chepkite Loroupe, primera mujer africana que ganó la carrera en 1994.
Esta candidatura fue propuesta por Bernardo Hernández González, miembro del Jurado del Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2014.
Este miércoles, Hirsch explicó en una rueda de prensa cómo surgió la idea de crear la carrera. "Un grupo de personas nos dirigimos al alcalde (Jon Lindsay, regidor municipal ente 1966 y 1973) porque queríamos hacer una carrera que pasase por los cinco distritos de la ciudad", aseguró.
También indicó que nunca pensó que 44 años después la cita se convirtiese en lo que es hoy día, una gran carrera popular que reúne cada año a más de 50.000 participantes de todo el mundo.
Además, en la misma comparecencia, Wittenberg señaló a la cancelación de la prueba en el año 2012 por el huracán Sandy como el peor momento de la historia de la maratón. "Fue una decisión muy difícil porque había ya 25.000 inscritos que en muchos casos llegaban de otras partes del mundo con su viaje planificado, pero era imposible un aplazamiento para una prueba de esta envergadura", señaló.
El Maratón de Nueva York es la carrera más popular de las que se celebran anualmente en el mundo sobre la distancia de 42,195 kilómetros. Tradicionalmente tiene lugar el primer domingo de noviembre. Fundado en 1970 por Fred Lebow (1932-1994) y organizado por New York Road Runners, asociación de la que era presidente, en su primera edición contó con una modesta participación de 127 corredores, que pagaron 1 dólar de inscripción.
Sólo 55 cruzaron la meta después de completar un recorrido que consistía en dar varias vueltas al Park Drive de Central Park, en la isla de Manhattan. Seis años después, Lebow decidió rediseñar la trayectoria de la carrera para que discurriera por los cinco distritos de la ciudad, desde Staten Island a Manhattan, pasando por Brooklyn, Queens y el Bronx. Logró elevar la participación a 2.090 atletas, entre ellos el bicampeón olímpico de Maratón Frank Shorter, y captar la atención de los medios de comunicación y de los vecinos, que se concentraron a lo largo de todo el recorrido para animar a los corredores.
Desde entonces, el Maratón neoyorquino -integrado en el World Marathon Major con los de Boston, Chicago, Tokio, Berlín y Londres- ha crecido incesantemente, convirtiéndose en un evento atlético de repercusión internacional en el que actualmente más de 50.000 participantes, entre profesionales y aficionados, cruzan la línea de meta.
Con su itinerario a través de toda la ciudad, el Maratón de Nueva York se convirtió en un evento que al aglutinar deporte, espíritu ciudadano y repercusión mediática empezó a resultar atractivo para algunos de los mejores especialistas del mundo en esta distancia. En 1978 se superaron, por primera vez, los 9.000 participantes en la carrera, en la que, además, la noruega Grete Waitz estableció un nuevo récord del mundo al completar la distancia en 2 horas 32 minutos y 30 segundos. Waitz, además, es la atleta con más victorias en la historia de esta prueba, con un total de nueve.
En los años 90, empiezan a destacar los atletas africanos y, en 1994, la keniata Tegla Loroupe demostró con su primera victoria en categoría femenina que las corredoras africanas estaban al nivel de los hombres, lo que les abrió las puertas para que las invitaran a participar en otras carreras internacionales de larga distancia. En el año 2000, la organización incluyó una categoría oficial para corredores en silla de ruedas, que con el tiempo también se ha convertido en la prueba más competitiva del panorama internacional en esta distancia y en la que también participan atletas con bicicletas de manos y otro tipo de discapacidades.
PARTICIPACIÓN A TRAVÉS DE UN SISTEMA DE SORTEO
El crecimiento del Maratón de Nueva York ha propiciado que, actualmente, la participación popular se logre a través de un sistema de sorteo entre los que se inscriben. En 2013 finalizaron la prueba más de 50.000 corredores, convirtiendo este Maratón en el más multitudinario del mundo. Además, la celebración de la carrera está acompañada de una semana de actos y exposiciones destinadas a corredores, acompañantes y familiares.
Para ello, la organización moviliza a más de 9.000 voluntarios que trabajan durante las actividades previas al Maratón y el mismo día de la prueba, situándose a lo largo de un recorrido que concentra a más de dos millones de espectadores.
La única cancelación en la historia del Maratón de Nueva York se produjo en 2012, a causa del huracán Sandy, aunque miles de personas se concentraron para correr en Central Park, reforzando así el simbolismo de esta prueba. La próxima edición, que en 2013 ganaron los keniatas Geoffrey Mutai y Priscah Jeptoo, tendrá lugar el 2 de noviembre de este año.
Al margen del Maratón de Nueva York, también optaban al galardón la nadadora Mireia Belmonte, las selecciones españolas de hockey sobre patines masculina y de waterpolo femenino, entre otras, después de haberse descartada a otras candidaturas como las del piloto de rallys Carlos Sainz, el atleta Chema Martínez, el triatleta Javier Gómez Noya o el montañero Carlos Soria.
En 2013, el premio, que tiene una dotación de 50.000 euros, fue para el golfista español José María Olazábal. El jurado estaba compuesto por Jesús Álvarez, Alejandro Blanco, Emilio Butragueño, Óscar Campillo, Miguel Carballeda, Marisol Casado, Josep María Casanovas, Joaquín Folch-Rusiñol, César González, Gemma Mengual, Javier Muñoz, Santiago Nolla, Juan Antonio Paredero, María Rodríguez Escario, Eduardo Roldán, Amaya Valdemoro, Josep Lluís Vilaseca, Emilio de Villota, Theresa Zabell y Julián Redondo.