Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Marc Coma y Nani Roma toman el mando tras la quinta etapa

Los pilotos españoles Marc Coma (KTM) y Nani Roma (Mini) han tomado el mando en motos y coches, respectivamente, tras la quinta etapa del Rally Dakar, con salida en Chilecito y llegada en Tucumán (Argentina) tras los errores de navegación de Joan Barreda (Honda) y Carlos Sainz (Buggy), que perdieron sus posiciones de privilegio.
Coma fue el gran vencedor de la jornada. El catalán, triple ganador del 'raid' en 2006, 2009 y 2011, decidió poner tierra de por medio con todos su rivales en una etapa que tuvo que ver recortado su recorrido debido a las temperaturas extremas, muy peligrosas para la caravana del Dakar.
El de KTM cuenta con 41 minutos de ventaja sobre Joan Barreda, decimoséptimo en la jornada de hoy tras haberse visto obligado a detener su moto en la entrada a Tucumán. El hecho de abrir pista pasó factura al castellonense, que vivió su peor jornada desde que comenzó el Dakar. Aún así, Barreda sigue metido de lleno en la pelea por el primer puesto.
Además, el tercero en la general de motos es el chileno Francisco 'Chaleco' López (KTM), a 53:41 del líder español. Quién sí sufre en esta edición es el vigente campeón, el francés Cyril Despres, que ya había recibido un fuerte varapalo en la víspera y terminó de recibirlo este jueves. Es octavo a 1 hora y 23 minutos.
Por su parte, en la categoría de coches el nuevo líder es Nani Roma, quién tuvo una excelente jornada al mando de su Mini. El de Folgueroles venció en la llegada a Tucumán y demostró su destreza en este tipo de terreno. Roma venció por delante del sudafricano Giniel de Villiers (Toyota) y el estadounidense Robby Gordon (Hummer).
Su triunfo parcial le sirvió para asestar un buen golpe en la general, aunque sólo cuenta con cuatro minutos de colchón respecto a De Villiers, experimentado en estas lides y ganador de la edición de 2009 siendo el tercer piloto no europeo (tras los japoneses Shinozuka y Masuoka) que conquistó el mítico rally.
El gran perjudicado de la jornada fue Carlos Sainz (Buggy), que tuvo que abrir pista y sufrió para no perderse. El madrileño, ganador de la etapa de este miércoles, finalizó en la decimoctava plaza y es sexto en la general a 59 minutos y 43 segundos de Roma.