Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Momparler, seleccionador sub-23, confía en las opciones de Rubén Fernández y Barbero

El seleccionador nacional de la categoría sub-23 y junior advirtió que llevan un equipo "perfecto" para controlar la "guerra de guerrillas" que espera este viernes en la prueba de Ruta de los Mundiales de Ciclismo en Carretera, que se están disputando en la Toscana, confiando plenamente en las opciones de Rubén Fernández y Carlos Barbero.
"Es un circuito durísimo y espero una carrera durísima, una guerra de guerrillas pero llevamos el equipo perfecto para controlar esto. De todos modos, no es lo mismo abrir tú un Mundial que ya hayan corrido otros para que lo tengas más claro", señaló Momparler en declaraciones a la RFEC.
El técnico aseguró que Fernández, ganador del Tour del Porvenir, llega "con la vitola de favorito indiscutible". "Cuando levante el culo tendrá detrás a seis o siete corredores, no normales, 'galgos'", recalcó, sin olvidarse de Barbero. "Lo puede hacer bien y a falta de dos vueltas le podemos mandar para adelante y nos la jugamos con él", añadió.
Los otros tres compañeros de equipo (Mikel Iturria, Mario González y Haritz Orbe) tendrán que trabajar en controlar la carrera. "Deben estar en los cortes porque si nos toca trabajar, mala suerte. Tenemos que ir tranquilos delante, hacer de freno y a falta de dos vueltas que Barbero o Fernández opten a ganar", se sinceró, avisando de la peligrosidad de los gemelos Yates y de los corredores franceses o austriacos, que les pueden "marear".
Por otro lado, también tiene buenas sensaciones con los juniors, que correrán el sábado. "Vienen con muchísimas ganas y van poner todo el entusiasmo que puedan. Creo que van a estar delante, pero tienen la incertidumbre de que no compiten en el extranjero y no saben que nivel hay", comentó.
Por su parte, Rubén Fernández apuntó que pese a ganar el Tour del Porvenir "la responsabilidad es la misma". "Pero tampoco tengo mucha presión", afirmó. "Sí pueden pasar factura los esfuerzos, pero al ser una carrera de un día todo puede pasar y puedes ir muy bien o no. Aunque sea uno de los más vigilados, también se pueden beneficiar los demás compañeros", recordó.