Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oca: "Deben estar orgullosas, pero les duele porque tienen alma de campeonas"

El seleccionador español de waterpolo femenino, Miki Oca, aseguró tras la derrota en la final de los Juegos de Londres contra Estados Unidos que sus jugadoras deben estar "muy contentas y muy orgullosas" por su brillante actuación en el campeonato, porque "lo que han hecho es increíble", al ganar la medalla de plata en su estreno olímpico.
Oca reconoció, no obstante, que las debutantes se encontraban disgustadas por el resultado final, de 8 a 5 a favor de las norteamericanas. "Pero es bueno que estén tristes, porque eso quiere decir que tienen alma de campeonas, que les duele, y eso quiere decir que van a crecer más", declaró el que como jugador había quedado subcampeón en Barcelona 92, para tan sólo cuatro años después alzarse en Atlanta con el primer oro del waterpolo español.
Tras su tercera final olímpica, esta vez como entrenador, Oca sólo tenía palabras de elogio para un equipo joven, en el que ocho de las trece componentes nacieron en la década de los 90. "Les he dicho que estén muy contentas, muy orgullosas y que no estén tristes, porque lo que han hecho es increíble: han conseguido por primera vez en la historia que España jugase unos Juegos Olímpicos y no sólo eso, sino que además se han plantado en la final", dijo.
En consecuencia, consideró que "es para estar muy satisfechas", a pesar de la derrota contra Estados Unidos, el único rival al que no habían logrado ganar en la fase clasificatoria, el mismo que hoy se vio favorecido por un estilo basado en el físico: "Nos han abierto un hueco muy grande, en la segunda y en la tercera parte, han aprovechado bastante la mayor fuerza física, hecho una presión muy dura cuerpo a cuerpo y ahí nos han superado".
BUEN INICIO
No obstante, el partido había comenzado bien para las españoles, que inauguraron el marcador y fueron capaces de mantenerlo hasta el ecuador del segundo cuarto. "Hemos empezado muy bien, pero esta mayor fuerza física suya la han hecho valer poco a poco durante el partido y hemos ido acusando el cansancio de esta presión tan dura, de jugadoras físicamente tan fuertes", explicó.
En consecuencia, descartó que el factor nervios hubiese supuesto un condicionante en contra de sus jugadoras, que se estrenaban en una final olímpica en la primera ocasión en la que España ha competido en waterpolo femenino. "No creo que fuese tanto de nervios, porque cuando se trata de nervios, se nota al principio del partido y ahí lo hemos tenido bastante controlado, estábamos bastante bien, estábamos en el partido".
Oca recordó que el primer gol del encuentro vino de la mano de la capitana, Jennifer Pareja, un buen arranque que, sin embargo, se difuminó avanzada la final, por motivos que el seleccionador parecía tener claros al término del tiempo reglamentario: "Lo que pasó es que ellas --las norteamericanas-- han empleado un tipo de juego de mucha exigencia física y nos ha costado aguantar eso".
"EL EQUIPO NO HA PECADO DE NADA"
Por ello, rechazó que la juventud hubiese constituido un arma de doble filo para sus pupilas y recalcó que, de haberse producido algún error, sería táctico: "El equipo no ha pecado de nada, no se le puede achacar nada a las chicas, si ha habido algo que no ha estado bien en esta final, en todo caso sería la estrategia planteada por nosotros". "Nada más, las chicas han hecho el partido perfecto", aseveró.
Una opción, la del fallo estratégico, que prevé analizar a partir de un nuevo visionado del partido, aunque asumió que es posible: "No lo sé, puede ser, esto hay que revisarlo luego más a fondo con el vídeo". "Creo que Estados Unidos ha hecho un poco lo que hizo en el otro partido --en la fase de clasificación, que acabó con empate a nueve tras una remontada española--: llevarnos mucho a nuestras boyas, obligarlas a trabajar en dos metros de defensa y aprovechar este tipo de desgaste para ganar".
A pesar de ello, la plata le supo a victoria, no sólo por el reconocimiento al saber hacer del equipo, sino por la naturaleza del mismo. "A mí me supone mucha satisfacción ganar una medalla olímpica como entrenador, pero, sobre todo, estar con un grupo humano como el grupo con el que estoy", concluyó.