Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Oslo retira su candidatura para albergar los Juegos de Invierno de 2022

El gobierno de Noruega ha confirmado este miércoles que Oslo no será aspirante a albergar los Juegos Olímpicos de Invierno en 2022, por lo que Pekín y Almaty (Kazajistán) quedan como las únicas posibles candidatas.
Noruega, que ha albergado los Juegos dos veces y ha ganado más medallas de Invierno que cualquier otra nación, abandona la carrera por hacerse con los Juegos después de que tanto el partido Conservador en el gobierno como el Progresista hayan declinado su apoyo y pedido al gobierno que frene la candidatura.
"Hemos recibido un consejo claro y no hay motivos para no seguir ese consejo" dijo la Primera Ministra Conservadora Erna Solberg. "Un gran proyecto como este, que es tan caro, requiere un pleno apoyo popular y no hay un apoyo suficiente para ello." El gasto en la Olimpiada de Sochi de este año ascendió a una cifra récord de 51 millones de dólares, y mientras Noruega prometía un evento por una décima parte de esa cifra, la campaña no podía aproximarse lo suficiente en parte al temor de que los riesgos de albergar los Juegos se hinchase.
"Los miembros del Partido Conservador están divididos y no pueden aconsejar al gobierno continuar con los Juegos. Por lo tanto, hemos pedido al gobierno que pare el proceso de candidatura" dijo Trond Helleland, miembro del Partido Conservador.
Estocolmo en Suecia, Crakovia en Polonia y la ciudad ucraniana de Lviv previamente se echaron atrás en el proceso de elección. La candidatura suiza de St Moritz y la alemana de Múnich también consideraron brevemente participar en la carrera para lograr los Juegos de 2022 antes de que los problemas financieros y la oposición local les hicieran desechar sus planes.
El ayuntamiento de Oslo inmediatamente ha dicho que esperaba una garantía estatal para confirmar su intento de albergar los Juegos, ya que no se había visto una posibilidad realista de que se echase atrás la candidatura.