Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Perfil) Nicolás García, el último ejemplo de la gloria que saborea el taekwondo español

El canario Nicolás García ha certificado este viernes, con su medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Londres, el momento de éxito que vive el taekwondo español que, junto a los metales de Joel González y Brigitte Yagüe, suma tres preseas en la capital británica, dos más de las reunidas en los últimos veinte años.
Con estas tres medallas, un oro y dos de plata, el taekwondo español vuelve a saborear una gloria que olvidó hace veinte años, cuando se cerró el ciclo de mayor esplendor de este arte marcial. Entre Seúl '88 y Barcelona '92, cuando el taekwondo era una exhibición, España conquistó quince de las dieciséis medallas con las que llegó a Londres.
La número 16 la logró Gabriel Esparza con el segundo puesto del podio en Sidney 2000. En ese momento, ya nadie recordaba a deportistas como Coral Bistuer, que un día consiguieron situar a este deporte minoritario en las primeras páginas de los periódicos, algo que sigue siendo difícil pese a los éxitos.
Nicolás García Hemme, nacido en Las Palmas de Gran Canaria hace 24 años pero afincado en Madrid desde los 16, aterrizó en Londres avalado por el subcampeonato del mundo que logró en Copenhague 2009 y por su reciente Europeo. Sin embargo, muy pocos confiaban en que 'Nico', como le llaman los más allegados, engordara el medallero español en estos Juegos.
Sus compañeros de expedición, Joel González y Brigitte Yagüe, llegaron a Londres con muchas papeletas para hacer algo grande y con un currículum mucho más extenso que el del canario. Además de la plata conseguida el pasado miércoles, la mallorquina había celebrado tres campeonatos de Europa y otros tres Mundiales, mientras que el gerundense, con tan sólo 22 años, llegó a los Juegos como número uno del 'ránking' gracias a los éxitos que lleva cosechados desde que se hiciera con su primer Mundial en 2009.
Lejos de sentirse inferior a sus compañeros, García Hemme aseguró que los triunfos de González y Yagüe le han servido "de ejemplo" y que estos Juegos le han demostrado que con trabajo y mucha "paciencia" toda gloria es posible. Y es que este estudiante de ingeniería abandonó su isla con 16 años para intentar lograr su sueño en Madrid, un sueño que un 10 de agosto de 2012 hizo posible con su podio olímpico.
'Nico' inició su preparación para los Juegos Olímpicos de Londres acudiendo al pre-olímpico de Kazán (Rusia), donde se colgó la medalla de bronce y garantizó su presencia en la capital británica. Hasta que llegó el momento culmen de su carrera, el taekwondista soportó en Madrid muchos años de duro entrenamiento que se vieron recompensados con un subcampeonato del mundo, aunque el insular recuerda con mayor nostalgia aquel oro que se colgó en el Campeonato de Europa Júnior tan sólo un año después de haber dejado su tierra.
FE EN SÍ MISMO.
García fue el primero en creer en sus posibilidades. Sabía que el camino sería largo y que nadie le regalaría nada, pero también sabía que el trabajo y, sobre todo, la paciencia, podrían colocarle en lo más alto. Y así ha sido. El canario venció al italiano Mauro Sarmiento en un emocionante combate que se decidió en el último suspiro y contra el argentino no pudo poner la guinda a su excelente actuación.
Pero antes de deshacerse de ellos, el español solventó con éxito una dura prueba ante el iraní Yousef Karami, campeón del mundo en 2011 y medalla de bronce en Atenas, y también ante el local Lutalo Muhammad, con que el vivió un duelo cargado de suspense que también se decidió en los instantes finales.