Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Nueva Zelanda y Francia se retan por el trofeo Webb Ellis

El apoyo de los 60.000 espectadores que abarrotarán el Eden Park de Auckland y la condición de líder del ranking mundial, confirmada con su gran actuación a lo largo del torneo, conceden a Nueva Zelanda el papel de clara favorita en la final del Mundial de rugby que disputará este domingo ante Francia, que aspira a la gloria mediante una sorpresa mayúscula.
Los 'All Blacks' desean levantar su segundo trofeo Webb Ellis 24 años después del primero. Para lograr su objetivo afrontan el choque decisivo en el mismo escenario de aquella final y frente al mismo protagonista, Francia, que en la final del primer Mundial de la historia en 1987 sucumbió con claridad (29-9).
Casi un cuarto de siglo después, Nueva Zelanda no ha vuelto a conquistar el cetro planetario, una tragedia deportiva en un país que respira rugby por los cuatro costados y que solo ha podido disfrutar de otra final, la de 1995, inmortalizada en la película 'Invictus' con la victoria de Suráfrica (15-12) en plena superación del 'apartheid'.
En el camino hacia su tercera final mundialista, los neozelandeses se han sobrepuesto a la inesperada baja de uno de sus líderes, Daniel Carter, para convertirse en rodillo implacable que ha devorado sucesivamente a Tonga, Japón, la propia Francia, Canadá, Argentina y Australia, ganando todos sus partidos con un margen de entre 14 y 76 puntos. Piri Weepu, líder de la tradicional 'haka' previa al partido, se ha mostrado certero en las patadas a palos.
La guinda que redondea el desafío para los 'All Blacks' llega de parte del rival que le dejó en los cuartos de final del último Mundial. Hace cuatro años, Francia era la anfitriona y logró una gran victoria ante Nueva Zelanda (20-18), que espera vengar aquella dolorosa derrota con el apoyo de su gente.
Sin embargo, el 'XV del Gallo' también contará con opciones siempre que muestre su mejor versión, la que empleó para desbancar en cuartos de final a Inglaterra (19-12), y no la pobre imagen que le condenó a una sonrojante derrota frente a Tonga (14-19) en la primera fase, en la que también perdieron precisamente ante los anfitriones (37-17). Buena parte de sus opciones de sorpresa dependerán de la potencia de Imanol Harinordoquy, las patadas de Dimitri Yachvili y los ensayos de Vincent Clerc.