Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) Oakmont, duro desafío por el US Open con tres españoles

El campo del Oakmont Country Club, en Pensilvania, alberga desde este jueves el US Open, segundo 'grande' de la temporada, señalado por muchos como un test único por la dureza de su recorrido, el cual pondrá a prueba a los mejores golfistas del mundo, con tres españoles en liza Sergio García, Rafael Cabrera Bello y Jon Rahm.
Fue en este campo, cercano a la costa este de Estados Unidos, cuando en 1935 se decidió que hacía falta un instrumento para medir la velocidad de los 'greenes'. La tradicional exigencia de los campos del Abierto yanqui se multiplica a su llegada a un Oakmont que por novena vez acogerá este torneo.
Domar ese veloz terreno que rodea cada bandera será la principal virtud del nuevo campeón del US Open. El último, Jordan Spieth, llega con el desafío mayúsculo de dar el paso al frente que necesita su temporada. Sin embargo, cuando se trata del 'Grand Slam', el joven texano demuestra ser un competidor nato. Atrás quiere dejar el primer 'grande' de este 2016.
Un Masters que dejó escapar Spieth, que el año pasado emergió con fuerza con los títulos en Augusta y US Open, cuando fundió una ventaja de cinco golpes en los segundos nueve hoyos de la jornada final. Aquel fatídico hoyo 12 conecta los sentidos del de Dallas de cara a la defensa del Abierto de su país, donde Jason Day acapara más focos aún que el jugador local.
El australiano, número uno del mundo, es el mejor de los últimos meses. Además de su nivel este último año que le ha hecho asentarse como el mejor del ranking mundial, Day tiene cuentas pendientes con el US Open, torneo en el que ha estado en el 'Top 5' los dos últimos años. El tercero en discordia en las quinielas es un Rory McIlroy que entró en la elite en este torneo en 2011.
Cinco años después de aquella exhibición en el Congressional, el norirlandés quiere subir un escalón más entre los mejores. Con cuatro 'grandes' ya en su palmarés, McIlroy afronta optimista el reto de Oakmont donde el par apunta como un resultado grandioso. El último ganador, el argentino Ángel Cabrera en 2007, lo hizo con cinco golpes por encima del temido recorrido a la orilla del río Allegheny.
Comenzar bien y tener paciencia son dos cualidades que, junto con el acierto al 'putt', se antojan vitales. Aguantar la presión y romper su gafe es lo que buscará un Dustin Johnson que, de los jugadores que no han ganado un 'major' aún, es el que más cerca ha estado con 10 'Top 10' en los últimos seis años. El año pasado regaló la victoria a Spieth en Chambers Bay.
Junto con el de Columbia son muchos los nombres que aspiran a ser el mejor domando Oakmont, como Henrik Stenson, Justin Rose, Bubba Watson, Rickie Fowler, Branden Grace, Louis Oosthuizen, Phil Mickelson o Danny Willett, ganador en Augusta y el único que se puede permitir soñar con el 'Grand Slam'. La batalla contra el recorrido de Pensilvania, que no tendrá a Tiger Woods aún recuperándose de la última operación de espalda, tendrá además tres jugadores españoles.
Sergio García, número 13 del mundo, llega con la confianza del título en el torneo Byron Nelson hace menos de un mes. El de Borriol tendrá que sacar su mejor juego con el 'putt' para darse la opción de estar en la pelea por conquistar su primer 'Grand Slam'. Por su parte, el canario Cabrera Bello quiere un momento más para el recuerdo en su gran temporada.
Número 28 del mundo, el de Las Palmas de Gran Canaria debutó este año en un Masters y ahora, en su tercer US Open, quiere sacar lo mejor. El Abierto estadounidense es el 'grande' con resultados más discretos para el canario. Además, Jon Rahm da el salto profesional como el mejor jugador amateur del mundo sin nada que perder y con todo por ganar.