Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

(Previa) La ausencia de Tiger Woods aumenta la lucha por enfundarse la chaqueta verde

El Augusta National Golf Club acaparará la atención del mundo golfístico desde este jueves al domingo con la disputa del Masters, primer 'major' de la temporada, marcado por la ausencia del estadounidense Tiger Woods, lo que abre aún más el siempre amplio abanico de aspirantes en el que está situado el español Sergio García.
El número uno del mundo, que se ha enfundado en cuatro ocasiones la prestigiosa chaqueta verde, ha tenido que renunciar a la disputa del primer 'grande' de la temporada, donde, como es habitual, era el rival a batir y pretendía volver a luchar por una gran victoria para recortar distancias con el mítico Jack Nicklaus.
Pero el 'Tigre', que no ganaba en Georgia desde 2005 y ningún 'major' desde 2008, tendrá que esperar después de que su espalda le haya obligado a pasar por el quirófano y su presencia en el siguiente, el US Open (12-15 de junio) es todavía una incógnita.
Su ausencia marca mucho el torneo porque el californiano es siempre favorito para las victorias y ahora la nómina de aspirantes se amplía, aunque siempre hay varios nombres que destacan por encima de otros a la hora de hacer las apuestas por un ganador, algo esquivo para un europeo desde hace más de una década.
José María Olazabal, con su segunda chaqueta verde en 1999, fue el último jugador del Viejo Continente en conquistar el Masters. Desde entonces, pese a la presencia de grandes figuras, los americanos, con nueve triunfos, han sido los dominadores.
Ahora, las principales esperanzas europeas pasan por el norirlandés Rory McIlroy, que está olvidando su nefasto año pasado y cuyo juego se adapta al recorrido, y el español Sergio García, al que el recorrido de Augusta se le suele atragantar pero que llega en buena forma.
El jugador británico pugnó por la victoria en 2011, pero entonces sufrió un severo descalabro en la jornada decisiva con una ronda de 80 golpes (+8) que le dejó sin opciones, circunstancia que repitió al año siguiente cuando hizo 77 y 76 en el fin de semana al que llegó con -3.
GARCÍA, EN UN BUEN MOMENTO.
Por su parte, García siempre ha reconocido que el Masters no le gusta demasiado y que no suele sentirse del todo cómodo, pero en los dos últimos años ha sido el mejor español, con una duodécima posición en 2012 (-2) y una octava en el 2013 (-3), con liderato tras una gran primera jornada (66).
Asentado en su juego y entre los mejores del mundo (6), el de Borriol juega sin la 'presión' de ganar un 'major' y su objetivo será encontrarse a gusto para manejar sus opciones de llegar con opciones. Además, el castellonense viene de ser tercero este pasado domingo en Houston.
El jugador español no estará solo en Augusta, ya que junto a él estarán los veteranos José María Olazabal y Miguel Ángel Jiménez, y el madrileño Gonzalo Fernández-Castaño, que tratarán, sobre todo, de superar el corte, mientras que los ingleses Justin Rose, ganador del US Open, Lee Westwood o Luke Donald, son otras opciones para acabar con la sequía europea.
Sin Woods, los estadounidenses tendrán todavía muchos jugadores para compensar esta baja, empezando por Phil Mickelson, que busca su cuarta chaqueta verde tras las de 2004, 2006 y 2010, y que aunque no esté a su mejor nivel siempre hay que contar con él, u otros ganadores en Augusta como Bubba Watson o Zach Johnson.
Además, Jimmy Walker y Patrick Reed, los dos sorprendentes primeros clasificados de la FedEx Cup, quieren jugar sus opciones pese a ser 'rookies', lo mismo que los australianos, comandados por el actual campeón, Adam Scott, y Jason Day, los sudafricanos o un Ángel Cabrera, ganador en 2009 y que el año pasado perdió su segunda victoria en el 'play-off' de desempate.
Todos ellos se enfrentarán a la exigencia del recorrido del Augusta National Golf Club, en especial sus segundos nueve hoyos, con la presencia del mítico 'Amen Corner', la confluencia de los hoyos 11, 12 y la salida del 13, claves junto al 10, repletos de azaleas y con el viento como hándicap añadido. El que ya no estará es el Eisenhower Tree del hoyo 17, retirado tras ser dañado por una tormenta en febrero y que será un quebradero de cabeza menos para los jugadores.