Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Putin asegura que ningún atleta sufrirá "discriminación de ningún tipo" en Sochi 2014

El presidente ruso, Vladimir Putin, se ha comprometido este jueves a que ningún atleta sufra discriminación durante los Juegos Olímpicos de Invierno, que comienzan el próximo mes en Sochi, ante la preocupación a nivel internacional sobre la prohibición de la "propaganda" gay.
"Los Juegos Olímpicos se celebrarán totalmente conforme a los principios olímpicos, sin discriminación de ningún tipo. Rusia hará campaña en favor de sus atletas, por supuesto, pero le deseamos lo mejor a todos los atletas", ha afirmado Putin durante un discurso dirigido a un grupo de embajadores extranjeros en el Kremlin, donde el presidente ha asegurado que todos los atletas serán tratados por igual.
Consciente de que el éxito o el fracaso de los Juegos de Sochi ayudará a determinar su legado, Putin se ha identificado de forma muy estrecha al evento, que se inaugura el próximo 7 de febrero.
El presidente ruso ha indignado a numerosos países de Occidente a lo largo de 2013 gracias a su última regulación para prohibir la difusión de "propaganda" homosexual entre los menores de edad, una ley que ha sido calificada como discriminatoria y que, según sus críticos, está destinada a reprimir a los disidentes.
Los Juegos Olímpicos, que se celebrarán en el complejo olímpico de Sochi, junto al Mar Negro, son una prioridad para el presidente ruso, ya que servirán para mostrar al mundo la cara moderna de Rusia más de dos décadas después de la caída de la Unión Soviética.
Poco antes de que se celebren los Juegos, Putin ha flexibilizado la regulación sobre manifestaciones en Sochi, ha liberado y concedido la amnistía a las dos integrantes del grupo punk Pussy Riot y ha liberado al exmagnate Mijail Jodorkovsjki, el preso más famoso del país, medidas estas que han sido definidas como parte de un intento de limpiar la imagen de Rusia en materia de Derechos Humanos.
"Confío en que los Juegos Olímpicos traigan consigo una unidad de los países y reforzará la amistad, la confianza y la colaboración en todo el mundo", ha asegurado Putin.
PROTESTAS EN SOCHI
El Comité Olímpico Internacional (COI) no ha hecho ningún comentario al respecto de la ley que prohíbe la información sobre la homosexualidad entre los menores, sin embargo, diversos activistas de los Derechos Humanos esperan que los Juegos Olímpicos sirvan como plataforma para diferentes protestas.
La reforma que ha llevado a cabo Putin para flexibilizar las manifestaciones en Sochi permitirá a los grupos convocar algunas marchas y protestas en lugares, siempre que hayan recibido aprobación de los servicios de seguridad.
Existe además cierta preocupación por las posibles amenazas en Sochi, región que roza la franja occidental de las montañas del Cáucaso, donde grupos islamistas intentan imponer un Estado islámico y han amenazado con atacar los Juegos.
El pasado mes tuvieron lugar dos atentados suicidas en la localidad de Volgogrado, donde murieron al menos 34 personas. Putin ha reforzado las medidas de seguridad a nivel nacional después de estos ataques, y ha asegurado que cerca de 37.000 agentes de seguridad controlarán la zona de Sochi.