Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Río de Janeiro reduce el presupuesto en medio de la crisis económica

Las gradas para los eventos de remo y voley playa en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro tendrán menor capacidad de la prevista con el fin de recortar los gastos de la cita, en medio de una crisis económica que se agrava en Brasil, dijeron este martes autoridades.
El número de voluntarios también se reducirá a unos 50.000 desde los 70.000 previstos y el total de automóviles se disminuyó en 20 por ciento a 4.000 desde los 5.000 que se anticipaban, dijo el portavoz de Río 2016, Mario Andrada.
La decisión se anuncia tras cuatro meses de negociaciones entre los organizadores brasileños, el Comité Olímpico Internacional (COI) y las federaciones de todo el mundo sobre cómo recortar el gasto para asegurarse que los primeros Juegos Olímpicos de América del Sur no se pasen del presupuesto.
"Hemos recortado algunos servicios e hicimos importantes correcciones", dijo Andrada. "Tenemos un presupuesto equilibrado, con algunas soluciones creativas. Muchos de los juegos futuros se inspirarán en lo que hacemos hoy", agregó.
Brasil se enfrenta a su peor crisis económica en décadas. El Producto Interno Bruto (pib) cayó el año pasado y se espera que suceda lo mismo este año.
Los organizadores no dijeron cuántos asientos se perderán debido a que aún se trabaja en los detalles finales. La instalación para el voley playa que se construirá en Copacabana tenía previsto originalmente albergar a 12.000 personas.
Los organizadores también acordaron construir menos instalaciones que rodean a los escenarios deportivos. Algunos tenían habitaciones separadas para seguridad, jueces y autoridades y ahora se verán reducidas o incluso cambiadas a carpas. "Si se ahorra en paredes en casi todos los escenarios, dos o tres paredes en cada uno significa un gran ahorro", explicó Andrada.