Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Roglic triunfa en el Galibier, Froome aguanta a Bardet y Aru se cae del podio provisional

El ciclista esloveno Primoz Roglic (Lotto-Jumbo) se ha apuntado el triunfo en solitario en la decimoséptima etapa del Tour de Francia, un recorrido de 183 kilómetros entre La Mure y Serre-Chevalier en el que los favoritos han llegado juntos salvo Fabio Aru (Astana), que ha perdido medio minuto frente al resto de aspirantes al triunfo final, y Alberto Contador (Trek-Segafredo) ha intentado una hazaña sin premio.
La primera de las dos jornadas alpinas del Tour, llamadas a decidir el ganador junto con la contrarreloj de Marsella en la penúltima jornada, no aclaró mucho el apretado panorama de la zona noble de la clasificación más allá de los problemas de Aru, que se descolgó en el Galibier, último puerto del día, y acabó perdiendo 31 segundos respecto a sus rivales.
El italiano, que era segundo al inicio de la jornada, cayó al cuarto puesto a 53 segundos de Froome y se vio relegado por Rigoberto Urán (Cannondale-Drapac) y Romain Bardet (AG2R La Mondiale), ambos a 27 segundos del maillot amarillo, aunque el colombiano es segundo por centésimas, gracias a la bonificación por ganar el sprint de aspirantes y quedar segundo en la etapa.
Al frente se mantiene Froome, que transmitió buenas sensaciones y aguantó los arreones de Bardet en el Galibier. Durante los tres últimos kilómetros de ascensión lo intentó en varias ocasiones el francés, pero el líder aguantó con solvencia y, junto con Urán, Mikel Landa (Sky) y Warren Barguil (Sunweb), recorrieron junto los últimos 28 kilómetros cuesta abajo hasta la línea de meta, donde llegaron a 1:13 del ganador en solitario.
CONTADOR INTENTA UNA HAZAÑA
Roglic, antiguo saltador de esquí, fue el más fuerte de la escapada, a la que se sumó posteriormente Alberto Contador (Trek-Segafredo) con el intento heroico de la jornada. El madrileño atacó a falta de 123 kilómetros para meta y llegó a disponer de cuatro minutos de renta sobre Froome, pero fue perdiéndola según se aceleraba la carrera por detrás. Coronó fugado por la Croix de Fer, el Telegraph y fue cazado justo en la cima de Galibier.
El español finalmente llegó a meta junto a Aru y subió dos puestos en la clasificación general para situarse noveno, poco botín para la magnitud de un intento con sabor a ciclismo antiguo al que inicialmente intentó sumarse, sin éxito, Nairo Quintana (Movistar).
Tras un día que apenas clarificó la clasificación general, este jueves se disputará le decimoctava etapa, un recorrido de 179,5 kilómetros entre Briançon e Izoard. Los puertos de Demoiselles Caiffes (3ª categoría) y Vars (1ª) precederán a la ascensión a Izoard, alto de categoría especial que acogerá el final de etapa y última gran oportunidad para inquietar a Froome, ya que el británico partirá como teórico favorito en la contrarreloj del sábado.