Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Saúl Craviotto y Marcus Cooper suman dos bronces en Moscú

Los piragüistas españoles Saúl Craviotto y Marcus Cooper han conseguido este domingo la medalla de bronce en el Campeonato del Mundo de Moscú (Rusia) en la prueba de K1 200 y K1 500, respectivamente, mientras que Sete Benavides ha rozado las medallas tras conseguir un cuarto puesto en C1 200.
En la última jornada del Campeonato del Mundo de Moscú, hubo representación española en ocho finales. Saúl Craviotto consiguió la medalla bronce en K1 200, compartiendo el tercer escalón del podio con el campeón olímpico, el británico Edward McKeever. Además, Marcus Cooper alcanzó una medalla de bronce en el K1 500 que le confirmó como una de las grandes promesas del futuro y del presente del piragüismo español.
El doble medallista olímpico Saúl Craviotto añadió a sus vitrinas la medalla de bronce tras repetir el resultado que consiguió hace un año en el Mundial de Alemania. Este nuevo bronce tuvo que compartirlo con Edward McKeever, el británico que le arrebató el oro en Londres 2012 estuvo a punto de privar a Craviotto del bronce en Moscú. Saúl realizó una mala salida pero completó unos últimos 100 metros sensacionales que le llevaron al podio.
Por delante de ellos estuvieron el canadiense Mark de Jonge (33.961), bronce en Londres 2012, y el sueco Petter Menning (34.088), campeón del Mundo en 2013.
Por su parte, Marcus Cooper Walz, con tan solo 19 años, se confirmó como una de las grandes realidades del piragüismo español tras acabar en tercero del mundo en K1 500. Su tiempo de 01:39.692 lo colocó a 0.502 segundos del oro conseguido por el danés René Holten Poulsen (01:39.190) y a 0.341 de la plata alcanzada por el húngaro Bence Dombvári.
MALA SUERTE PARA LOS ESPAÑOLES EN EL K4 1000
En el K4 1000, la mala suerte privó al asturiano Javier Hernanz, al vasco Íñigo Peña y a los gallegos Rodrigo Germade y Óscar Carrera de una medalla que tenían prácticamente asegurada. Los españoles salieron con fuerza, se metieron en el grupo de cabeza y acosaron sin tregua al K4 portugués que finalmente fue subcampeón del mundo.
La carrera iba según lo previsto pero cuando solo quedaban 200 metros, cuando los españoles se preparaban para comenzar su sprint final hacia el podio, su timón de acero se rompió, haciéndoles perder el rumbo e invadir la calle de los portugueses que a pesar de sufrir daños en su K4 y estar a punto de volcar consiguieron colgarse la medalla de plata.
Asimismo, la victoria fue para el equipo checo (02:46.724), que estuvo acompañado en el podio por los portugueses (02:46.939) y por los húngaros (02:48.039).
BENAVIDES ROZA EL BRONCE
Sete Benavides se quedó a las puertas de las medallas después de acabar cuarto en la final de C1 200. El balear marcó un tiempo de 38.716, quedándose fuera de un podio que recordó a Londres 2012. El vigente campeón olímpico, el ucraniano Iurii Cheban, volvió a imponerse en este Campeonato del Mundo con un tiempo de 38.137. El ruso Alexey Korovashkov consiguió la plata (38.143) superando al lituano Jevgenij Shuklin (38.423), subcampeón en Londres 2012.
Los gallegos Rubén Millán y Diego Piña consiguieron el sexto puesto en la final de K2 500, marcando un tiempo de 01:31.720 que los dejó a poco más de un segundo del podio compuesto por Eslovaquia (01:28.187), Hungría (01:28.203) y Bielorrusia (01:30.528). En el C2 500 femenino, las también gallegas Raquel Rodríguez y Jenifer Casal no pudieron pasar de la novena posición, con un tiempo de 02:19.417.
Tras la reanudación de la competición de relevos, los dos equipos españoles masculinos también consiguieron clasificarse para las finales. En los relevos de K1 200 Saúl Craviotto, Cristian Toro, Carlos Arévalo y Carlos Garrote consiguieron la sexta posición con un tiempo de 02:27.488, en una final en la que se impuso el equipo húngaro.
En la final de relevos de C1 200, David Cal, Sete Benavides, Adrián Sieiro y André Oliveira también consiguieron la sexta posición (02:51.430), en una regata claramente dominada por los rusos. Finalmente, en los relevos de K1 200 femenino, Isabel Contreras, María Corbera, Eva Barrios y Begoña Lazkano no fueron capaces de meterse en la final, quedaron octavas en su clasificatoria (02:57.208).