Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turquía vuelve a superar a España en un desempate medio siglo después del Mundial de fútbol

Turquía, en este caso su capital Estambul, se ha vuelto a interponer en el camino de España en el desempate de la elección para los Juegos Olímpicos de 2020, reeditando la mano inocente del niño italiano Franco Gemma hace medio siglo, que sacó un papel con el nombre de Turquía para decidir qué selección acudía al Mundial de Fútbol de 1954.
La primera ronda de votaciones celebrada este sábado en Buenos Aires dejó a Tokio clasificada para la final, así como un empate a votos entre Estambul y Madrid. Las capitales turca y española debían jugarse la eliminación en una segunda votación inesperada casi a continuación de la primera, poniendo el corazón en un puño a ambas delegaciones.
Medio siglo antes, España y Turquía se midieron sobre un campo de fútbol para conocer qué selección acudía al Mundial de Suiza'54. La selección española goleó en el partido de ida (4-1), pero el conjunto otomano (1-0) se impuso en la vuelta.
En aquella época no se consideraba la diferencia de goles, por lo que se disputó un partido de desempate en Roma que tampoco desequilibró la balanza (2-2). Al no existir tampoco las tandas de penaltis, se metieron dos papeletas en un sombrero y el pequeño Franco Gemma eligió al azar a Turquía. Cincuenta años después no ha sido una mano inocente, sino una diferencia de cuatro votos (49-45) la que ha vuelto a provocar la decepción española.