Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La UCI investiga un posible "fraude tecnológico" en el Mundial de Ciclocross Femenino Sub-23

La Unión Ciclista Internacional (UCI) está investigando un caso sospechoso de "fraude tecnológico" después de realizar los controles de una bicicleta en los Campeonatos del Mundo de Ciclocross en Bélgica, según informó el órgano rector del ciclismo mundial en un comunicado este sábado.
"La Unión Ciclista Internacional confirma que ajustándose al reglamento sobre fraude tecnológico, una bicicleta ha sido detenida para su posterior investigación tras los controles en el Campeonato Mundial de Ciclocross 2016 en categoría Sub-23 Femenina", dijo la UCI.
Las sospechas apuntan a que una de las corredoras pudo estar usando un motor de refuerzo oculto en su bicicleta. La británica Evie Richards ganó la carrera, pero la UCI dijo que la investigación "no concierne a ninguno de los pilotos en el podio". Además, la entidad aseguró que compartiría más detalles "en su momento".
El periódico 'The Observer' informó de que la UCI ha estado probando un nuevo sistema de detección en el evento, aunque se dijo que no era debido a ninguna indicación particular de fraude, sino porque era una buena oportunidad de probarlo.
El fraude tecnológico está penado con un mínimo de seis meses de suspensión y una multa de entre 20.000 francos suizos (18.850 euros aproximadamente) y 200.000 (180.850 euros).