Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estados Unidos advierte de posible terrorismo en Sochi, pero no señala amenazas específicas

El Departamento de Estado advirtió este viernes de potenciales actos de terrorismo en los Juegos Olímpicos de Sochi, pero dijo que no conocía amenazas específicas para los ciudadanos de Estados Unidos.
En una "alerta de viajes", el departamento llamó a los estadounidenses a estar atentos a su seguridad en los Juegos de Invierno de febrero y apuntó a la posibilidad de delitos menores, cuidados médicos no adecuados y escasez de capacidad hotelera.
También destacó una ley rusa, muy criticada por grupos de derechos, que volvería un delito promover en público la igualdad de homosexuales, lesbianas, bisexuales y transgéneros.
"Los eventos públicos a gran escala en los Juegos Olímpicos son un blanco atractivo para terroristas", escribió el Departamento de Estado en la alerta de viaje, diciendo que las autoridades rusas han dicho que han tomado las medidas de seguridad adecuadas.
Sin embargo, el departamento notó lo que describe como "actos de terrorismo" en Rusia durante los últimos tres meses del año, entre ellos tres ataques de suicidas con bombas contra el sistema de transporte público en la ciudad de Volgogrado.
"No hay indicios de una amenaza específica a las instituciones o ciudadanos de Estados Unidos", añadió. La advertencia también destacó el peligro de delitos menores y la posibilidad de que las manifestaciones políticas -que las autoridades rusas dijeron podrían desarrollarse en Khost, a varios kilómetros de Sochi- podrían volverse violentas inesperadamente.
También destacó que la Cámara baja del Parlamento ruso aprobó en junio una ley que prohíbe "la propaganda de relaciones sexuales no tradicionales" que, según Washington, se aplican tanto a rusos como a extranjeros. "Los ciudadanos extranjeros (que violen la ley) pueden afrontar hasta 14 días de cárcel y deportación", remarcó.