Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Valero Rivera: "Por momento, forma y lugar, ésta es la derrota más dolorosa de mi carrera"

El seleccionador español de balonmano masculino, Valero Rivera, aseguró tras perder contra Francia en el último segundo de los cuartos de final de los Juegos de Londres que, "sinceramente, el equipo no se merece esto", puesto que "ha hecho un alarde de entrega e ilusión" que debería haber sido premiado con la lucha por las medallas, por lo que la de este miércoles, "por el momento, por la forma y por el lugar", constituye la "derrota más dolorosa" de su carrera.
En declaraciones a los medios de comunicación, un desencajado Rivera confesó que "el único sentimiento es dolor, en unas horas puede que diga otra cosa, pero ahora es sólo dolor", después de haber visto cómo un rebote al final del encuentro se colaba en la portería de un gran Arpar Sterbik, decantando así el empate a 22 que reinaba en el marcador a favor de los campeones de los Juegos de Pekín. "Puedo decir que la suerte hace mucho que no la tenemos", declaró.
El seleccionador, que aspiraba en la cita de Londres a poner el broche final a un ciclo que había comenzado con el infausto Mundial de Croacia en 2009, en el que España había registrado el peor puesto de su historia, valoró la actuación de sus jugadores en el enfrentamiento de cuartos, en el que "demostraron otra vez lo que son, de lo que son capaces, ante un equipazo lleno de estrellas".
"Nosotros la hemos tenido en la portería, eso también es cierto, hoy ha sido en competición el mejor partido de Arpad, en un momento importante, pero está claro que es desolación por lo que he venido diciendo desde hace mucho tiempo: ha faltado ese punto de fortuna, es más de lo mismo", añadió, al quedar apeado de sus primeros Juegos. "La verdad es que me duele mucho, porque creo que el equipo no se merece esto", añadió.
En este sentido, subrayó que los suyos "hacen muy buen balonmano" y en el partido contra Francia, en el que se fueron al descanso tres goles arriba (12-9), "jugaron muy bien la primera parte, han estado mejor físicamente y hecho una primera parte excelente, apoyados, también es verdad, por el hecho de que ellos --los galos-- han tenido que lanzar también en situaciones en la que estaban más forzados y Arpad ha estado muy bien".
BUCLE
Sin embargo, el desenlace supuso una repetición en bucle de encuentros anteriores, prueba, según Rivera, de la falta de suerte que caracteriza al combinado español: "Como nos pasó contra Dinamarca, el que no jugaba, nos ha ganado el partido", declaró, en referencia al francés Willian Accambray, autor del desempate para su equipo, cuando el tiempo se acercaba al final con la igualdad a 22. "Accambray, apoyado por los lanzamientos que le han hecho entre brazo y pierna, se ha crecido y es el que ha hecho que Francia haya podido ganar el partido".
Un golpe de fortuna en un rebote fortuito que, en el último segundo del enfrentamiento de cuartos, significó el billete de vuelta para España: "Le ha ido a la mano --al portero español--, tampoco se puede decir que el rebote haya sido un error de la defensa, es un rebote que le va las manos, lo coge, salta y creo que se ha visto, no se puede decir más".
Los suyos, no obstante, habían logrado la gesta previamente, cuando consiguieron remontar los tres goles de ventaja que Francia llegó a sacarles en la segunda mitad: "Nosotros lo más difícil lo hemos hecho, que era levantar el partido cuando éramos uno menos, por la expulsión de Virán Morros", recordó, acerca de, "una vez más, un equipo lleno de orgullo y de entrega". "Dar más y recibir menos es imposible", lamentó.
"Puedo asegurar que el equipo no merece esto, sinceramente. Pero es lo que hay: quedamos terceros y nos ha tocado Francia, que es la que no queríamos del otro grupo. Nosotros ganamos a Hungría de once y Hungría está en semifinales y nosotros estamos en casa. Es lo que tiene lo de los cruces, pero sinceramente, creo que el campeonato que hemos hecho no es para que nos manden a casa", resumió el seleccionador.
MOMENTO MÁS DURO
Por todo, confirmó que el sabor de este miércoles es el más amargo de su trayectoria profesional. "Por el momento, el lugar y la forma, es la derrota más cruel de mi carrera. Es que la forma es para que te dé algo, que la pare el portero, se le caiga de las manos y vaya dentro", declaró, todavía contrariado por la eliminación tras un partido que, en la primera mitad, parecía encarrilado.
Es más, cuestionó parte de la evolución del encuentro y cómo acabó con la victoria gala: "Si nosotros jugamos la línea y jugamos buscando la línea, porque es nuestro fuerte y no tenemos lanzamiento y estamos un penalti a favor y dos en contra en todo el partido no cuadran las cosas".
Todos los factores, en definitiva, hacen que la derrota "claro que es la más cruel". "Es que somos admirados, yo lo noto por todos los jugadores y por todos los entrenadores. Lo veo en la villa, se nos valora, la gente valora mucho lo que hace el equipo y cómo lo hace, que hay una entrega absoluta, eso es digno de ver".
Al respecto, citó "mensajes recibidos de gente muy importante del deporte" nada más confirmarse la eliminación, a pesar de lo que se mostró "muy orgulloso". "Porque si se pierde y ves que el otro está más tal, no, aquí todo el mundo que sale se deja la piel y sinceramente, nos vamos a casa y yo creo que hemos hecho unos Juegos como para no irnos a casa", añadió, si bien asumió que el universo del deporte "es lo que hay".