Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Varios. Expertos aconsejan a deportistas alérgicos beber mucho y no hacer ejercicio las primeras y ultimas horas del día

Los especialistas recomiendan a los deportistas alérgicos evitar las primeras y las últimas horas del día para realizar ejercicio físico, beber mucho líquido para eliminar la mucosidad y llevar siempre la medicación de urgencia, según ha recordado el Hospital Quirón de Valencia en un comunicado.
También aconsejan seguir una dieta adecuada que no repercuta negativamente sobre las defensas; descansar el tiempo necesario, ya que la reacción alérgica produce cansancio y los tratamientos, mucosas veces, somnolencia; efectuar un precalentamiento correcto, para ayudar a que las mucosas funcionen mejor; y aprovechar los días más húmedos, pues los cálidos y secos facilitan la presencia de más polen.
Asimismo, los expertos recomiendan correr en la dirección del viento para sortear, en la medida de lo posible, la entrada del mismo por las vías respiratorias; utilizar la ropa adecuada para facilitar la transpiración de la piel y evitar que se caliente; y primar el ejercicio intermitente, pues se tolerará mejor que el ejercicio intenso y continuado, lo que disminuirá la fatiga y la sensación de ahogo.
El Hospital Quirón de Valencia ha explicado que la primavera produce una exacerbación de los síntomas propios de las enfermedades alérgicas ocasionados por la gran cantidad de polen en el ambiente, y ha añadido que los deportistas, sobre todo si realizan ejercicio al aire libre, pueden sufrir un agravamiento de dichos signos.
No obstante, el jefe de la Unidad de Medicina del Deporte de Hospital Quirón Valencia, el doctor Antonio Giner, ha señalado que "estas alteraciones no deben ser excluyentes para la práctica deportiva siempre y cuando se controlen ciertos factores".
La enfermedad alérgica es una disfunción del sistema inmunológico y quienes la padecen muestran su hipersensibilidad reaccionando de forma exagerada a determinadas sustancias o alérgenos. Los ejemplos más frecuentes son los ácaros del polvo y el polen de las gramíneas, malas hierbas que invaden los campos en primavera.
El especialista ha indicado que la reacción afecta prácticamente a todos los sistemas de nuestro organismo. En mucosas produce inflamación y edema; así en la mucosa nasal causa rinitis, estornudo y taponamiento; en los ojos, inflamación de la conjuntiva ocular, lo que puede traducirse en conjuntivitis; en el árbol respiratorio provoca inflamación de los bronquios o asma; en la piel edema, picor, sarpullidos y urticarias.
"Todo ello es de carácter transitorio y reversible, sin embargo, es muy molesto y, en ocasiones, incapacitante para la práctica deportiva", ha explicado el doctor Giner, quien ha añadido que, por este motivo, "resulta difícil realizar ejercicio físico con este hándicap".
MEDIDAS TERAPÉUTICAS
No obstante, ha destacado que existen ciertas medidas terapéuticas encaminadas al tratamiento de dicha enfermedad, como los antihistamínicos, descongestivos nasales, los corticoesteroides o los broncodilatadores, que actúan fundamentalmente a nivel preventivo y evitan la aparición de los síntomas o, como poco, los disminuyen e, incluso, neutralizan.
Actualmente, a nivel preventivo, ha manifestado que tiene una gran importancia la inmunoterapia, que consiste en exponer a un individuo a niveles gradualmente mayores de un alérgeno para mejorar su tolerancia.
En cualquier caso, el especialista ha subrayado que "lo más importante es que la práctica del deporte se haga de forma segura, saludable y adaptada a cada deportista en función de su nivel de enfermedad alérgica".